Colirios para los ojos rojos

By | 26 mayo, 2008

Hace ya un tiempo que no los veo en la televisión, pero no hace mucho podíamos ver anuncios sobre unos colirios para los “ojos rojos”. Hablo para los que viven en España (lo de “rojo tabaco, rojo piscina”, no sé si os acordáis), pero es posible que en otros países también ocurra eso.
No es un mal invento, ¿verdad?. Cuando se nos fatiga la vista de tanto ordenador o leer, o se nos irrita por el humo, el polvo o el aire, parece una buena solución tener a mano un colirio que nos deje el ojo blanco.
Además, tengo que decir que sí son eficaces estas gotas para blanquear el ojo. Y no tienen el efecto secundario de subir la tensión del ojo o producir cataratas que tienen otros colirios. Sin embargo, los que ya conocen mi estilo de lectura ya habrán adivinado que el artículo de hoy no va de cantar alabanzas hacia estos productos.

Primeros indicios

Antes de sumergirnos en el tema, utilicemos un poco de pensamiento crítico “extraoftalmológico”. Hay muchos tipos diferentes de colirios. Hemos hablado de las lágrimas artificiales cuando explicamos el tratamiento del ojo seco. Estas son gotas que realmente sí son inocuas. También hay otros muchos colirios: para alergias, infecciones, etc. Y no vemos anuncios de ninguno de ellos. ¿Por qué sólo vemos publicidad de esas misteriosas gotas que te dejan el ojo blanco?. Digo “misteriosas” porque no dicen qué hacen, o cómo te solucionan el problema. Simplemente tienes el ojo enrojecido, y te lo vuelve a dejar blanco. Da igual la causa.
Contemplado de esta forma, empieza a ser sospechoso, ¿no?.

El ojo rojo

¿En que consiste el enrojecimiento del ojo?. Lo “blanco” del globo ocular está recubierto de un tejido casi transparente llamado conjuntiva, de la cual apenas se ven algunos vasos sanguíneos (las “venillas rojas” que tenemos todos). He hablado en varias ocasiones de la conjuntiva, como por ejemplo en el artículo sobre las lentillas. Cuando sufre una agresión, la conjuntiva aumenta su flujo sanguíneo en una respuesta defensiva inespecífica. Se dilatan los vasos sanguíneos y aumenta la cantidad de sangre. Ocurre lo mismo en la mayoría de los tejidos humanos, pero se ve menos (aunque todos sabemos que una zona de piel enrojecida puede deberse a una inflamación, infección, quemadura, etc).
Al dilatarse las arterias y venas de la conjuntiva, parece como si hubiera más. Depende de la causa que esté agrediendo la conjuntiva, puede nademás presentarse síntomas: escozor, quemazón, sensación de cuerpo extraño (como si tuviéramos “arenilla”), etc. Algunos de esos síntomas son secundarios a la misma respuesta defensiva que dilata los vasos. Así, aumenta el calor al llegar más sangre, y al crecer un poco el volumen de la conjuntiva, puede notarse cierta sensación de cuerpo extraño.
Decíamos que es una reacción defensiva; el tejido conjuntival dañado manda señales químicas para que se abran los vasos sanguíneos.

Si tratamos la causa

¿Por qué se puede producir un ojo rojo?. Por muchísimas causas. Del ojo seco hemos hablado en artículos previos, y a la blefaritis también le hemos dedicado una entrada. En teoría, dentro de cuatro artículos hablaremos de las conjuntivitis (lo puedes ver en la lista de artículos pendientes).
Todas estas agresiones pueden enrojecer el ojo. ¿Qué es lo que debemos hacer?. Buscar la causa y solucionarla, ya que el problema no es que los vasos sanguíneos se dilaten (que en principio es una forma de defendernos), sino lo que está produciendo que se dilaten. Así, para el ojo seco ponemos lágrimas artificiales, para las conjuntivitis alérgicas un fármaco antialérgico, para las conjuntivitis por bacterias un antibiótico, para la blefaritis un jabón para los párpados, etc. La ventaja de tratar la causa es que es una forma “natural” de solucionar el ojo rojo; estamos eliminando la agresión, y la conjuntiva vuelve a la normalidad. Como no necesita defenderse, deja de producir las señales químicas y el ojo deja de estar rojo paulatinamente. Pero tiene varias desventajas:

  • Muchas veces no conocemos la causa.
  • En ocasiones es difícil solucionarla, o requiere un tratamiento mantenido.
  • El ojo puede no blanquearse inmediatamente. Eliminada la causa, la conjuntiva tiene que “volver a su ser” por sí mísma. Hasta que no se interrumpe la producción de esas señales químicas, el ojo se mantiene rojo.

Si no tratamos la causa

Nos hemos vuelto muy prácticos. Conocer y entender nuestro cuerpo, intentar respetarlo y evitar lo que nos daña no es lo que nos suele preocupar. Vivimos muy deprisa, estamos ocupados con muchas cosas como para atender a nuestro cuerpo. Cuando tenemos un síntoma que nos resulta molesto, deseamos eliminar ese síntoma sin más. No nos apetece plantearnos qué va mal. Queremos algo que nos quite rápidamente esa molestia, y que no nos obligue a pensar, perder el tiempo, o mucho menos cambiar nuestra forma de actuar.
En un momento dado se nos ponen los ojos rojos. Puede que simplemente necesitemos descansar un poco la vista, o evitar el humo, o no estar tanto tiempo con los ojos abiertos en la piscina. O puede que además de los factores externos, haya alguna anomalía en el ojo que convenga tratar. Pero es más cómodo un tratamiento que elimine el enrojecimiento, sea de la causa que sea.
Y ahí está el “colirio mágico”. Se trata de un farmaco vasoconstrictror; es decir “constriñe” los vasos sanguíneos, reduce su tamaño. Así que da igual la causa. Como todas las agresiones sobre la conjuntiva acaban produciendo señales químicas que abren los vasos, nosotros mandamos señales químicas que los cierran. No sólo nos sirve para cualquier causa de ojo rojo, además actúa rápidamente. No tenemos que controlar la causa, para que las señales químicas naturales dejen de producirse, y los vasos sanguíneos poco a poco recuperen su tamaño habitual. En vez de eso, mandamos una señal química artificial opuesta.
Ya está, efecto producido: ojo blanco. Pero cuando nosotros nos hemos despreocupado del tema, en el ojo siguen ocurriendo cosas. ¿Qué ha pasado con la causa del ojo rojo?. Si no la hemos solucionado, sigue ahí, produciendo señales químicas para tratar (infructuosamente) de dilatar los vasos. Por un uso puntual de este colirio no tiene que haber mayores consecuencias, pero normalmente lo compran los que suelen padecer ojos rojos, por lo que su uso, más o menos esporádico o frecuente, suele repetirse en el tiempo. Y con el tiempo, el ojo reacciona a ese desequilibrio. El calibre de los vasos sanguíneos de la conjuntiva (como en el resto del cuerpo), está finamente controlado con señales químicas. Al introducir artificialmente señales artificiales que cierran los vasos, el organismo aumenta la producción de señales que hacen lo contrario, en un intento de recuperar el equilibrio, y que cuando sea necesario aumentar el flujo de sangre, los vasos respondan.
¿Resultado?. El ojo produce un exceso de señales que dilatan los vasos, no ya en respuesta a una agresión en la conjuntiva, que sería una cosa puntual, sino como una manifestación crónica. Por tanto, necesitaremos ponernos más veces el colirio, y cerramos el círculo vicioso.

Colirios sin indicación

Así que tenemos unos fármacos en gotas que no tratan la causa y que además producen un ojo rojo crónico, difícil de solucionar una vez se establece. Entonces, ¿qué beneficios tiene?. Pues aparte de que blanquea inicialmente el ojo (mientras éste no se haya acostumbrado), ninguno más. Y vemos que presenta desventajas serias. Eso hace que con el paso de los años, los oftalmólogos los mandamos cada vez menos, ya que tenemos tratamientos eficaces contra las causas de ojo rojo, y no tenemos que enfrentarnos a los efectos secundarios de los vasoconstrictores.
Y ya sabemos porqué estos colirios salen en los anuncios. No es necesario anunciar lágrimas artificiales o colirios antialérgicos, ya los mandamos los oftalmólogos. Así, la publicidad de los laboratorios farmacéuticos llegan al oftalmólogo, no al público general. Pero como ya no mandamos colirios vasoconstrictores a los pacientes, estos medicamentos estarían condenados a su desaparición. De ahí que veamos (o veíamos) anuncios en la televisión.

(Visitado 110.638 veces, 3 visitas hoy)
26 mayo, 2008

29 thoughts on “Colirios para los ojos rojos

  1. Pingback: meneame.net

    1. Alfonso

      Gracias por el instructivo y excelentemente escrito articulo.

      Reply
  2. Fran

    Felicidades por el articulo

    Al menearlo me he dado cuenta de un pequeño error donde dices “rojo tabaco”, pones en realidad “rojo tabajo”

    Espero que el texto del meneo sea de tu agrado

    sevilla92 (siguiendote por Google Reader)

    PD: ¿Alguna vez comentaras sobre la lagrima artificial que usamos los portadores de lentillas?

    Reply
  3. Ocularis

    Gracias por avisarme de la errata, ya la he corregido.
    Y se agradece tanto que me leas como que menees los artículos que consideres relevantes :)
    En cuanto la las lágrimas artificiales en portadores de lentillas, escribí un artículo sobre el tratamiento del ojo seco en donde hablaba de las lágrimas artificiales. En portadores de lentillas simplemente hay que tener alguna precaución adicional con el tema de los conservantes. Y como siempre, adaptar a cada caso la lágrima adecuada.
    Un saludo.

    Reply
  4. Adriano

    hola,

    Creo que este es un artículo perfecto para describirle a alguien que no conozca ocularis, de qué va este proyecto. Un tema interesante y didáctico.

    Me ha gustado además esta reflexión que pones:

    “… Cuando tenemos un síntoma que nos resulta molesto, deseamos eliminar ese síntoma sin más. No nos apetece plantearnos qué va mal. Queremos algo que nos quite rápidamente esa molestia, y que no nos obligue a pensar, perder el tiempo, o mucho menos cambiar nuestra forma de actuar.”

    Es curioso, has resumido perfectamente, con esta frase, el 80% de los problemas médicos de la actualidad que llenan las consultas de la seguridad social.

    Nos hemos vuelto “miopes” y, sólo vemos las cosas en una distancia muy corta, sólo los síntomas, sin plantearnos, que la realidad es más compleja o más simple que lo que las sensaciones nos dicen.

    Un saludo.

    Reply
  5. Sophie

    Éste es uno de los artículos que más me han gustado y más práctico he visto, con diferencia; explica de manera sencilla por qué esos colirios mágicos son contraproducentes a la larga y no son la panacea ni el remedio ideal para el ojo rojo.¿Te importa que utilice tu artículo como base para hablar de este tema en mi blog y darle más difusión? Indicando la procedencia, claro :)

    Reply
  6. Maria

    Hola!!
    La verdad es que sí…
    De normal no nos ponemos a pensar en en el porqué de las cosas, sólo nos interesa la solución más rápida y cómoda. Esto mismo que dices que pasa con los “colirios milagrosos”, está pasando con un montón de cosas más. Lástima que seamos tan conformistas e inocentes en este aspecto! De todos modos, las empresas farmacéuticas son una mafia. Ahora son las gotas blanqueadoras, ¿qué vendrá mañana?
    Felicidades por los artículos, nunca decae el interés!!
    1 saludito

    Reply
  7. Ocularis

    Adriano: Agradezco tu valoración. Ciertamente, muchos problemas médicos sufren de un problema de comunicación entre médico y paciente. A veces la solución práctica, rápida y fácil no es la mejor. Gracias por leerme.

    Sophie: Gracias por tu valoración. Ya me dirás cuáles son los aspectos buenos de este artículo para seguir en esa dirección y hacerlos más amenos y prácticos :) . Por supuesto, para mí sería un honor que utilices material de esta entrada en tu blog. Fíjate que me he planteado hablar también de los vasoconstrictores nasales para la rinorrea, como también producen efecto rebote y atrofia de mucosa, pero como lo mío son los ojos, no quiero invadir terreno ajeno. Si me permites un consejo, ya que tú puedes, abarcaría el tema de los vasoconstrictores de forma más amplia.
    Ah, y nos veremos en septiembre. Además de conocernos personalmente, tengo ganas de oír tu conferencia sobre pseudomedicinas :D

    María: Es cierto que las empresas farmacéuticas son eso, empresas. Se trata de vender y obtener beneficios, no son ONGs.
    Gracias por las felicitaciones, espero seguir manteniendo el interés.

    Reply
  8. Sophie

    Los aspectos buenos, que sueles seguir en otros artículos pero en éste los he visto más resaltados, son:
    1. Divides muy bien el artículo en apartados con títulos claros, sencillos e impactantes, lo que aclara muchísimo, hace ameno y sencillo de leer
    2. Incluyes muchos enlaces para aclarar conceptos, lo cual se agradece porque a veces nos quedamos con la duda “anda, no recuerdo lo que era una blefaritis”y facilitas mucho el aclarar esa duda para poder seguir leyendo, sin tener que ponerse a buscar en Google o tu blog.
    3. No te andas por las ramas ni tiendes a lo más técnico, no tiendes al lado del médico, error en el que es muy fácil caer porque nos emocionamos al escribir y no nos damos cuenta de que puede ser aburrido para el lector o éste puede sentirse desconectado del artículo, como que no va con él, que es técnico y está escrito para expertos o medio expertos y no para cualquier persona, que no es divulgativo. Lo has escrito de una manera muy práctica y muy cercana, de manera que todo el mundo se entera de qué pasa con esos colirios milagrosos y de paso se lleva una ampliación de conocimientos porque en el artículo se han insertado una serie de conceptos claves de la oftalmología.
    4. Todas las fotos que sean necesarias para explicar mejor lo que tienes que contar.
    Y ya está :)
    Ya tengo medio borrador sobre los vasoconstrictores en general, te lo mandaré antes de publicarlo por si tienes alguna sugerencia o podría mejorarlo :D Espero verte en Pamplona, va a ser bastante curioso porque es la primera vez que acudo a un evento de este tipo

    Reply
  9. Ocularis

    Gracias por el análisis :D
    Concreto y práctico, lo tendré en cuenta para futuros artículos.
    Y sí, será un placer echar un vistazo al borrador de los vasoconstrictores.
    Saludosssss

    Reply
  10. Pingback: Los sprays para la nariz y los colirios para blanquear los ojos rojos « Mondo Medico

  11. NaaN

    Todo el mundo sabe que esos colirios anti-rojez sólo sirven para disimular el consumo de substancias que se fuman y enrojecen los ojos jejejeje

    Como siempre, un artículo muy bien explicado y argumentado. Enhorabuena.

    Reply
  12. Gabo

    Muy buen artículo, precisamente encontré tu blog, porque no quiero usar “blanqueadores de ojos”, quiero atacar el problema, no estan tan tojos los míos como los de las fotos, el mío apenas se le un par de venitas. Saludos y buen blog.

    Reply
  13. coralillo

    megustaria saber mas sobre las gotas y en donde puedo encontrarlas si alguien puede ayudarme selo agradesco
    soy de mexico

    Reply
    1. Ocularis

      Por lo que preguntas, espero que no hayas leído el artículo, porque entonces me explico muy mal.
      Intento explicar que no deben utilizarse “colirios para los ojos rojos” automedicándose. Hay que tratar la causa, preferiblemente con un diagnóstico previo.

      Reply
  14. Miguel

    Hola, felicidades por el artículo. La verdad es que has dado en el clavo con lo de los colirios vasoconstrictores, ya que yo lo he vivido en primera persona. Empecé [...]

    A los que vean este mensaje, quiero decirles que no utilicen los colirios Vasoconstrictores o blanqueantes.
    porque luego te van a pasa factura.

    Reply
  15. Patricia

    Muchas gracias por el excelente artículo.Muy ameno,facil de entender (vaya que lo he entendido yo, y mi conocimiento sobre el tema, es nulo) y muy explicativo.
    tenia curiosidad por saber cual era la “magia” de estos colirios, y está claro que la magia no existe.
    Lo que me resulta fuerte es que ni empresas farmaceuticas ni farmaceúticos adviertan de los daños colaterales de un producto que se vende como tan inocuo…enmascarar un problema no solo no es solucionarlo, sino aumentarlo a la larga.Y ocultar una señal de alarma del cuerpo.
    ojos rojos? : si es puntual, alejate de lo que los enrojece (sea humo, cloro u ordenador ) …y si es mas que puntual, consulta con tu oculista ^___^ .

    Reply
  16. kike

    Muy buen artículo, me ha sido muy útil, gracias de todo corazón ya que padezco blefaritis y ojo seco y lo estoy pasando muy mal y tenía pensado comprarme el vispring.
    Gracias.

    Reply
  17. Dr. Guerrero

    Me parece un buen articulo y lo hago extensivo a todos los farmacos que solo actuan sobre los sintomas…me refiero a todos los anticatarrales o al grupo de los usados para el aparato digestivo.
    Es un problema de salud publica de primer orden y nadie hace nada…esta permitido el bombardeo publicitario en TV y revistas…tremendo negocio señores.
    Unos de estos colirios cuesta unos 5 euros y se consumen casi 100 mll de unidades en la zona CEE…alguien sabe multiplicar ??

    Reply
  18. Gabriela

    Hola muchas gracias por el articulo en verdad por fin tome conciencia de que n
    Necesito visitar un medico y dejar de ser tan descuidada

    Reply
  19. oscar cuvas

    Muy buen articulo, me muy concreto entendible y el enfoque que da al lector es bastante claro en menciona que no solo se trata de automedicarnos para seguir nuestra rutina, mas bien de darle la importancia a la causa de este problema, me gusto mucho saludos..

    Reply
  20. Mirta

    Ha sido un artículo de gran ayuda. Muchísimas gracias.
    Buenos Aires-Capital Federal

    Reply
  21. Pingback: Colirios. Instilación de Colirios. | Consulta Médica Telefónica 24 Horas. Médicos Colegiados Online.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *