Feliz 2012

por | 1 enero, 2012

Siguiendo la costumbre, y conservando esta del uno de enero como la única entrada del año que no habla de ojos, quiero desear sinceramente un buen año a mis queridos lectores. Se trata de tiempos complejos para la sanidad, más de lo que pueda parecer a alguien que no esté en el mundillo. Así que los buenos deseos y la ilusión están acompañados de una inevitable incertidumbre. De momento seguiremos por aquí.

De las ideas que tenía para hacer en este año sobre este proyecto, poco he podido hacer. Como suele pasar, compromisos y actividades más “mundanos” han tenido prioridad. Y aunque no he podido realizar los cambios pensados, he seguido con el blog, que sigue siendo (y supongo que siempre será será) el auténtico corazón -y ahora prácticamente lo único- de esto que tengo en Internet. De todas formas, esas otras ideas quedan guardadas para tiempos mejores.

En este año 2011 que nos deja el blog ha dado un giro significativo en la temática. Si el grueso de los temas anteriormente lo formaban los artículos sobre enfermedades oculares, además de curiosidades y el funcionamiento del sistema visual, en este año pasado he entrado de lleno en temas controvertidos y polémicos. En el mejor de los casos, noticias exageradas o mal entendidas. En el peor, charlatanería, pseudoterapias, medias verdades, y en general una serie de negocios a costa de la salud del que se lo cree. Hemos hablado de terapia visual, lateralidad cruzada, falsos tratamientos de las moscas volantes, exageraciones en la cirugía de la presbicia, etc.

Hemos insistido que lo que nos puede ayudar de verdad para separar lo que realmente funciona de lo que no, es la ciencia. Basarse en una explicación que suena bien, del prestigio de quien lo dice, de lo popular que sea, de los títulos académicos, nos puede llevar a error. Hemos visto que optometristas, oftalmólogos, compañías farmacéuticas, etc, pueden estar equivocados. A lo largo de estos artículos dedicados a temas tan controvertidos estoy intentando transmitir que la salud es algo muy serio, que las hipótesis deben ser correctamente validadas y demostradas, y que la opinión personal y la percepción subjetiva no nos sirve.

Y en esa línea pienso continuar en el 2012. Ahora estoy en medio de una serie de artículos en los que quiero aportar realismo ante una visión quizás demasiado optimista de aquellos que nos quieren vender un tratamiento. Y el siguiente tema de la lista (las lentes amarillas) van por el estilo, la diferencia entre lo que unos afirman y lo que se ha demostrado hasta el momento.

Todo esto no quiere decir que no vuelva a hacer los artículos como los de antes: hablar de enfermedades. Pero la verdad es que ya he hablado de la mayoría de las enfermedades más frecuentes, y se van acabando estos temas. He recibido bastantes peticiones para que hablara de enfermedades más infrecuentes, pero de momento prefiero no hacerlo. Quiero que las entradas puedan resultar de interés a la mayoría de los lectores. Por otra parte, me gustan los artículos que tratan de curiosidades sobre la oftalmología, como la serie sobre cine. Tened por seguro que cualquier sugerencia en este sentido contará con buena aceptación.

Lo dicho: os deseo un buen año a todos.

 

Un pensamiento en “Feliz 2012

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *