La oftalmología

La oftalmología es una especialidad medico-quirúrgica dentro de la Medicina. Un oculista u oftalmólogo no es lo mismo que un óptico u optometrista, aunque ambos profesionales nos complementamos en cierta medida e incluso trabajamos juntos en muchas ocasiones. La oftalmología es una de las ramas de la Medicina que más avanzada está, tanto a nivel de investigación como en tecnología, diversidad y satisfacción del paciente. Es sin duda la que requiere una microcirugía más tecnificada y compleja.

Dado el gran crecimiento que ha tenido en estos últimos años, las diversas subespecializaciones cada vez cobran más fuerza frente a lo que ya se llama “oftalmología general”. Las subespecializaciones más frecuentes de la oftalmología son:

  • El segmento anterior: Corresponde anatómicamente a las estructuras anteriores del globo ocular. A veces se subdivide en unidad de cataratas y unidad de córnea y superficie ocular.
  • Cirugía refractiva: Teóricamente dentro de lo que es el segmento anterior, esta subespecialidad dedicada a la cirugía de los defectos de graduación ultimamente está creciendo con rapidez de forma que tiene ya peso propio de una subespecialidad.
  • Retina y vítreo: El segmento posterior del ojo, con una formación muy específica tanto en el diagnóstico como en la cirugía.
  • Glaucoma: Debido a la cantidad de pacientes que sufren esta enfermedad y la trascendencia que tiene en la sociedad, y también a que se ha avanzado mucho en el manejo tanto médico como quirúrgico, es una de las subespecialidades que raramente faltan en un centro o servicio de oftalmología.
  • Órbita, párpados y vías lagrimales: Esta rama es tiene un gran componente quirúrgico (enormemente diverso y creativo), abarca las estructuras anejas al ojo.
  • Oftalmología infantil y Estrabismo: Se ocupa de las desviaciones de los ojos (estrabismo) a cualquier edad. Y también del sistema visual durante la infancia, haciendo especial incapié en el ojo vago y sus causas.
  • Neuro-oftalmología: Se ocupa de las alteraciones del nervio óptico y otros nervios que afectan a la movilidad o sensibilidad del ojo. También de las alteraciones pupilares y otros aspectos relacionados con la neurología. Se relaciona con el estrabismo, porque muchas afectaciones de los nervios oculares desencadenan estrabismos agudos.
  • Inflamación ocular: Son pocos los hospitales que tienen unidad propia de uveítis, un campo apasionante y complejo.

Realmente, mi especialidad es un tanto peculiar. Es la primera especialidad que tuvo la medicina, precisamente porque el aprendizaje tanto para diagnosticar como para operar exige una dedicación muy particular. También ocurre que somos unos especialistas relativamente independiente de otros médicos, pocas veces necesitamos colaboración de otros colegas para diagnosticar o tratar los problemas oculares. Colaboramos activamente con médicos generales, neurólogos, otorrinolaringólogos, endocrinólogos, internistas, reumatólogos, etc, por enfermedades generales que diagnosticamos nosotros, en las cuales cada uno se ocupa de su parcela. Incluso nosotros nos ocupamos de realizar ciertas exploraciones complementarias que en otras parcelas corresponde al radiólogo (hablo de las ecografías oculares, que las realiza el oftalmólogo) .Nuestra parcela queda muy bien definida y apenas se solapa con ninguna otra. No ocurre así al revés, son muchos los que necesitan nuestra colaboración. De forma que para nuestra formación no necesitamos de otros especialistas, aprendemos exclusivamente de oftalmólogos. Tenemos que aprender mucho acerca de diabetes, gran parte de las enfermedades reumatológicas y autoinmunes frecuentes, hipertensión, esclerosis múltiple, neuropatías de diversa índole, hipertensiones intracraneales y tumores cerebrales, enfermedades inflamatorias e infeccionas como sarcoidosis, sífilis, tuberculosis, toxoplasmosis, etc. Pero lo “vemos” todo desde el punto de vista oftalmológico. El gran desarrollo de las subespecialidades dentro de la oftalmología permiten optimizar el tiempo sin que tengamos que aprender de internistas, neurólogos o reumatólogos. Esto tiene una gran ventaja, que nuestra especialidad pueda durar 4 años en vez de los 5 años habituales en las especialidades quirúrgicas.