Las enfermedades más frecuentes de los ojos

By | 23 abril, 2007

Volvemos a hablar de ojos. Como prometí hace cuatro artículos, hoy publico una entrada-resumen, donde hablo de las enfermedades más habituales del sistema visual. A lo largo de estos últimos veinte meses hemos dado un buen repaso a lo más frecuente de mi especialidad, y creo que es una buena idea enumerarlo y enlazar con el artículo en el que desarrollé la explicación. Voy a hacerlo en sectores de edad, ya que en oftalmología (como en la mayor parte de la medicina, por otra parte) el factor más importante que discrimina la frecuencia de las enfermedades es sin duda la edad.

Los dos picos de edad

Si viéramos en una gráfica la proporción de personas que van al oftalmólogo según los años, veríamos que la gente mayor y los niños son los que más van a la consulta. Gráficamente veríamos como el perfil de un camello, con “dos jorobas” que indican las zonas de máxima incidencia: en el niño y en el paciente mayor. De hecho, la segunda “joroba” es mayor, y lo habitual es que la población que más necesita atención ocular sea el anciano.

La infancia

La oftalmología infantil o pediátrica es un campo apasionante, y su demanda ha aumentado bastante en los últimos tiempos. Lo más frecuente que nos podemos encontrar en un niño es:

  • Un defecto de graduación (miopía, hipermetropía o astigmatismo): Al niño se le gradúa de forma bastante diferente que a los adultos. Además, en un adulto se puede tener más “manga ancha”, ya que unas gafas mal graduadas, o no ponerse las gafas lo suficiente, raramente implica problemas serios para la vista. En el niño hay que ser más cuidadosos al indicar las gafas, porque comprometemos la calidad visual para el resto de la vida.
  • Un estrabismo: la edad más frecuente de aparición de los estrabismos es en la infancia. De este tema no he hablado, y eso que me gusta mucho. Pero es bastante complejo de explicar y todavía no estoy muy animado de incluirlo en la lista de artículos pendientes.

Un defecto de graduación (en especial una diferencia de dioptrías entre un ojo y otro) o un estrabismo puede conducir a lo que siempre tiene que vigilar el oftalmólogo pediátrico: el ojo vago. El ojo vago lo tenemos que solucionar durante la infancia porque después ya no tiene cura, y tenemos que estar vigilantes porque muchas veces estos problemas no dan síntomas.

Además de lo que queda descrito, que cubre la mayoría de los motivos de consulta del oftalmólogo infantil, hay otras causas menos frecuentes. Existe una serie de enfermedades congénitas (o sea, que se nace con ellas), como cataratas congénitas, toxoplasmosis congénita, colobomas (en donde la pupila no es redonda, sino alargada, como si faltara una parte de iris) y un largo etcétera.

Un problema congénito más frecuente pero poco grave es la obstrucción del conducto lagrimal. El conducto lagrimal es un “tubito” que conecta el ojo con la nariz, y es por donde drena la lágrima. A veces ocurre que el bebé nace con el conducto obstruido, que todavía no se le ha abierto. Ese ojo (o los dos ojos, si ocurre en ambos) le llora todo el rato (al no poder drenar la lágrima, se acumula hasta que se cae por la mejilla) y se producen legañas (infección debido al “atasco”). No todo el lagrimeo del bebé se debe a esto, hay que hacer alguna prueba sencilla para comprobarlo. Y además, a veces se resuelve espontáneamente sin que haya que dilatar el conducto.

Y también como anomalía congénita, tendríamos el daltonismo y otros defectos de la visión de los colores (sobre todo en varones). Aunque se nace con ello, hasta que el niño no se hace un poco mayor no solemos detectarlo. Tampoco es que haya prisa por hacerle los test de colores, porque no hay tratamiento curativo.

Y como enfermedades no congénitas podríamos destacar las conjuntivitis y las blefaritis (esta última puede ser aparatosa cuando se complica con orzuelos), que raramente revisten gravedad para la visión.

Hablando ya de enfermedades raras, los niños pueden tener uveítis, normalmente en relación con enfermedades extraoculares como la artritis crónica juvenil.

La adolescencia

En la adolescencia, la anomalía más importante es nuevamente los defectos de graduación. Pueden aparecer con la pubertad como la miopía, o manifestarse algunos defectos que previamente habían pasado desapercibidos, como la hipermetropía o el astigmatismo. Es relativamente raro que un estrabismo aparezca a esta edad; es más habitual que se descompense uno que ya estaba previamente. En global, tanto los defectos de graduación como los estrabismos suelen variar durante la adolescencia. En esta época el desarrollo visual ha finalizado, por tanto no se va a desarrollar un ojo vago, pero tampoco podemos curarlo si ya lo tenemos.

Aparte de por el tema de las gafas, un adolescente raramente pasa por la consulta del oftalmólogo. Si es caso por algún golpe en el ojo (el típico balonazo, o rozarse el ojo con un lapicero), aunque no suelen revisar gravedad. Y también por conjuntivitis, blefaritis o algún orzuelo. También puede haber enfermedades infrecuentes (como las uveítis que decíamos antes).

El adulto joven

Suelen pasar poco por nuestra consulta. Entre los 18 y los 25 años todavía puede variar la graduación, sobre todo la miopía. Pero muchas veces se maneja en la óptica (en especial si usan lentes de contacto).

Y por lo demás, los motivos más frecuentes de consulta serían:

  • Cuerpos extraños en el ojo: “Motas” que saltan al ojo. Normalmente son accidentes laborales, en general leves.
  • Traumatismos oculares. Durante el trabajo, por accidentes de tráfico, o por otras causas. A veces son muy graves.
  • Como siempre, las conjuntivitis.
  • A los pacientes diabéticos les hacemos revisiones anuales del fondo de ojo. Si están bien controlados no suele haber problemas.
  • Desprendimiento de retina: Ocurren en paciente miopes, o bien por un golpe fuerte.
  • En algunos casos, depende del tipo de esfuerzo visual y del ambiente, puede aparecer fatiga visual y ojo seco (en general leve), muchas veces asociado a blefaritis.

Puede haber alguna enfermedad rara en la retina que se comience a manifestar ahora, y pueden aparecer uveítis. Y dento de que son relativamente infrecuentes, las inflamaciones del nervio óptico (especialmente neuritis retrobulbares) son típicas del adulto, en particular asociadas a una enfermedad neurológica llamada esclerosis múltiple.

Pero ya digo que la mayoría de los adultos jóvenes no pasan por el oftalmólogo.

La edad media

Entre los 40 y los 45 años comienzan a aparecer los primeros síntomas de la vista cansada, y entre los 45 a 50 años casi todo el mundo necesita gafas para ver de cerca (salvo algunos miopes que simplemente se quitan las gafas para leer). Y es que el 100% de la población con la edad suficiente tiene vista cansada.

Bien es cierto que ahora también pueden manifestarse defectos de graduación que antes habían pasado desaparcibidos (principalmente hipermetropía, y un astigmatismo leve), y al final uno tiene que llevar gafas para lejos y cerca.

Aparte de los asuntos de gafas:

  • Vemos ya más casos de ojo seco.
  • El glaucoma suele comenzar a partir de esta edad, así que no está de más medirse la tensión del ojo, en especial cuando hay antecedentes en la familia.
  • Las revisiones de fondo de ojo de pacientes diabéticos, y los desprendimientos de retina los vemos de forma parecida al apartado anterior.
  • Aunque en miopes aparece más pronto, durante la edad media vemos mucho las típicas “moscas volantes
  • Hay algunos problemas en la retina (aparte del desprendimiento) que ocurren en pacientes miopes, de los que hablaré en un futuro. Pueden aparecer en el adulto joven, pero los vemos más en la edad media y más adelante. Las inflamaciones del nervio óptico también los vemos a esta edad.
  • Y comenzamos a ver problemas “de riego” en pacientes con factores de riesgo (hipertensión arterial, colesterol, diabetes, tabaquismo, etc). Tanto en la retina como el nervio óptico pueden verse afectados (“infartos” o trombosis)

Tercera edad

Ésta es la etapa en donde más se va al oftalmólogo. Por supuesto, aparecen las cataratas, y aunque al final todo el mundo acaba teniéndolas, la velocidad con la que se desarrollan es muy variable. Cada vez es más frecuente (y preocupante) la degeneración macular asocidada a la edad, que es la causa más importante de ceguera irrecuperable en esta franja de edad.

Existen otros problemas frecuentes:

  • Glaucoma: Aparecen muchos casos nuevos de glaucoma, y otros que están diagnosticados entre los 40 y los 60 años pero que hay que tratar a diario y requieren revisiones periódicas
  • Problemas circulatorios: Todo el mundo sabe que el “riego” no funciona bien en el paciente mayor. En el ojo hay varias estructuras que se pueden ver afectadas en forma de pequeños “infartos”, y lo caracterísitico es que no solemos tener un tratamiento eficaz para recuperar vista.
    • Infartos o trombosis en la retina. Si tenemos la mala suerte de que queda afectada la zona central de la retina el ojo puede quedar con mala visión.
    • El nervio óptico: Si en pacientes más jóvenes nos encontramos inflamaciones (neuritis ópticas), aquí vemos infartos del nervio óptico [el nombre técnico es NOIA, que es el acrónimo de "neuropatía óptica isquémica anterior"]
    • Hay otros nervios que van a la zona del ojo, que son los que “mueven” los músculos de los ojos. Al tener un pequeño problema vascular a este nivel, se produce un estrabismo agudo (los ojos no van paralelos). En estos estrabismos, al contrario que los de los niños, ocurre que el paciente ve doble.
  • También diagnosticamos muchas “moscas volantes” a esta edad. Curiosamente, muchos pacientes lo relacionan con la catarata, y como al operarse de catarata no desaparecen las moscas (de hecho, al ver mejor se suelen notar más), pueden sentirse frustrados con la cirugía realizada.
  • Desprendimiento de retina: También vemos este problema en gente mayor, con el agravante de que a veces es difícil hacer bien el postoperatorio (eso de estar varias semanas con la cabeza hacia abajo es mucho más incómodo en el anciano).

Finalmente, recordar que sólo reseño lo más habitual, y ni siquiera es un repaso pormenorizado de lo más frecuente, sino simplemente lo que más vemos en consulta.

(Visitado 76.235 veces, 25 visitas hoy)

24 thoughts on “Las enfermedades más frecuentes de los ojos

  1. natalia

    hola!llevo leyendo esta página desde hace un montón de tiempo porque me preocupa un montón la salud de mis ojos, quizás sea un poco hipocondriaca jejeje, y me encanta todo lo que escribes. tendría una pregunta [...]

    Reply
  2. luis

    Muy interesante el artículo, a mi me ha tocado padecer astigmatismo y miopía, además de un problema en la retina que no sé como se llama pero que me hace ver como “pelos” que se mueven dentro del ojo.
    Por cierto, se te ha escapado un “bista” que me ha agravado mis numerosas enfermedades oculares ;-)

    Reply
  3. binario

    Hola ocularis, te leo mas o menos asiduamente y se que no te gusta contestar preguntas sobre diagnosticos y dobles opiniones, por otra parte muy normal, pero tengo una duda que me paso el otro dia, te explico, iva con mi compañero de trabajo en el coche y en un cruze habia una chica de unos 20 años, mas o menos, y era de esas chicas que llevan el flequillo con un ojo tapado, cosa que a mi personalmente me pone muy nervioso, y como siempre entre mi comopañero y yo empezo la discursion, yo decia que eso de llevar un ojo tapado no puede ser bueno, por que a un ojo lo fuerzas a hacer todo el trabajo y al otro lo acostumbras a no trabajar tanto, aparte de que supongo que tendra problemas a la hora de enfocar, mi compañero decia que eso son chorradas, mi pregunta es ¿tengo razon o no?, ¿puede tener consecuencias a corto o la largo plazo?.

    Reply
  4. linda

    podrian porfavor explicar en que consiste una enfermedad ocular que llaman “palmera”

    Reply
  5. carmen

    por favor me pudes explicar que es la conjuntivochalasis y que tratamiento tiene

    un saludo y felicidades por el
    blog

    Reply
  6. Ocularis

    Hola Carmen:
    De momento no tenía idea de escribir sobre la conjuntivochalasia. Lo siento.
    Un saludo.

    Reply
  7. Rodrigo

    Ocularis, yo tengo entendido que también hay alergías que afectan los ojos y su superficie produciendo ojos rojos y molestias, pero en este artículo no te haz referido a nada de eso, no son importantes esos casos?

    Gracias.

    Reply
  8. lorenita

    es muy interesante concer más de nuestro cuerpo y creo que nuestros ojitos son super importantes y gracias a sus documentos lo sabemos me encanto encontrar está página

    Reply
  9. isael peñuela

    quisiera que me informara sobre dejeneracion tapeto retinaianma tipo stargat

    Reply
    1. Ocularis

      De momento no tengo idea de hacer un artículo sobre distrofias y degeneraciones retinianas. Si en un futuro lo redacto, sin duda hablaré del Stargard, ya que es de las más habituales.

      Reply
  10. laura vanessa

    me alegra saber estar enterada de que hay todas esas enfermedades , me gusto mucho

    Reply
  11. Pingback: carvedilol side effects

  12. Pingback: Senna La Pelicula Deshazte de las gafas… ¡para siempre! | Senna La Pelicula

  13. emma

    hola buenas tardes, yo quisiera información acerca del niptambo.. si por casualidad tiene cura….

    Reply
    1. Ocularis Post author

      Supongo que hablas del nistagmus. Es uno de los artículos pendientes, espero poder extenderme sobre el tema pronto en un post. Te adelanto que en algunos casos hay tratamientos que mitigan o mejoran algo algunas consecuencias del nistagmus, como el tortícolis. Pero me temo que estamos lejos de encontrar una cura.

      Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *