Segunda encuesta: resultados

Hoy acabamos la encuesta del mes de julio. En esta segunda edición del Trivial oftalmológico,  que comenzamos el 29 de junio, la pregunta era la siguiente:

¿Cómo de nocivos son la luz y la oscuridad en el ojo?
a) Ambos pueden llegar a producir enfermedades oculares.
b) Sólo la luz puede causar lesiones; la oscuridad o mala iluminación no pueden producir problemas importantes.
c) Sólo la oscuridad o mala iluminación puede causar problemas; la luz normal (solar, bombillas habituales, fluorescentes) no produce lesiones.
d) Sólo la luz de alta energía (ultravioleta y espectro de azules) produce daños oculares.
e) Las lesiones por luz existen pero son infrecuentes, sin embargo debemos preocuparnos más por trabajar con mala iluminación.

Participación y respuestas

La participación es bastante menor que en la primera encuesta: 73 votos. Es probable que las fechas afecten, ya que las visitas al blog disminuyen sensiblemente todos los veranos (unas 200 visitas menos diarias). En cuanto al reparto de los votos, y al contrario que lo que ocurrió en la encuesta anterior, no hay una respuesta claramente mayoritaria que se desmarque por un amplio margen de votos. El mes pasado hubo una respuesta que obtuvo una amplia mayoría; sin embargo, en esta ocasión hay tres respuestas que se llevan un 85% de los votos, sin grandes diferencias, y las otras dos opciones son claramente minoritarias.

A la pregunta de cómo de nocivos son la luz y la oscuridad en el ojo, la respuesta más votada, con un 33% de los votos, es la “a) Ambos pueden llegar a producir enfermedades oculares”. Le sigue de cerca la respuesta “d) Sólo la luz de alta energía (ultravioleta y espectro de azules) produce daños oculares”, con un 28%. A poca diferencia nos encontramos con la respuesta “e) Las lesiones por luz existen pero son infrecuentes, sin embargo debemos preocuparnos más por trabajar con mala iluminación”, que acumula un 23% de los resultados.
Las otras dos opciones se quedan en franca minoría. Con un 8% tenemos la respuesta “c) Sólo la oscuridad o mala iluminación puede causar problemas; la luz normal (solar, bombillas habituales, fluorescentes) no produce lesiones”. Por último, la opción menos votada, con un 7%, es la “b) Sólo la luz puede causar lesiones; la oscuridad o mala iluminación no pueden producir problemas importantes”.

Investigando la solución

El tema de la cuestión es claro: cómo la luz o la oscuridad puede dañar a nuestros ojos. La pregunta es corta y directa. La redacción de las diferentes respuestas no lo son tanto, y hay que leerlas cuidadosamente para poder encontrar la opción correcta. En cualquier caso, lo primero que tenemos que hacer es informarnos del tema. En la pregunta del mes pasado, que he calificado de “difícil”, la solución no estaba en el blog, había que buscar un poco fuera. En esta ocasión, no es necesario salir de la bitácora para encontrar datos que nos pongan por el buen camino. Utilizando un poco el buscador por palabras que está en el marco derecho, podemos encontrar artículos que hablen del tema, como éste. En esta entrada analizo cómo la radiación solar puede producir lesiones oculares en algunas circunstancias (menos de las que nos venden, por otra parte). Pero el caso es que la luz, por lo menos la solar, puede ser dañina. La opción “c” ya la podemos descartar. Por otra parte, en el artículo se resalta como más dañinas las radiaciones de alta energía (ultravioleta, etc), aunque tampoco dice que la los daños sean exclusivos de esta parte del espectro luminoso.
El siguiente paso sería encontrar información de cómo la oscuridad o mala iluminación pueden hacer mella en nuestra salud ocular. Aquí juegan su importancia los mitos populares: lo de leer con poca luz o “forzar la vista” en condiciones de mala iluminación, y como se “estropean los ojos”. Sin embargo, si buscáis en el blog información sobre el tema, os resultará difícil encontrar algo. Y si navegáis por Internet, las cosas tampoco estarán claras. Hallaréis numerosas páginas con recomendaciones sobre utilizar iluminación adecuada, pero fracasaréis a la hora de encontrar un diagnóstico concreto asociado a una enfermedad ocular. Si uno lee con mala iluminación puede notar fatiga visual, disconfort, cansancio, etc. Pero enfermedad, lo que se dice enfermedad, no.
Si habéis sido meticulosos en la búsqueda de información en este blog, hay un artículo que nos da la clave. Rescato un párrafo (las negritas las añado ahora):

Por haber forzado mucho de cerca no se “gasta la vista”, ni por leer con mala iluminación. Lo que la gente llama “forzar la vista” puede producir fatiga visual, cansancio, etc. Y en algunas ocasiones un ojo seco leve o incluso trastornos transitorios del enfoque. Pero no se producen enfermedades orgánicas; son alteraciones transitorias que se solucionan descansando.

Ya tenemos dos modos de encontrar la solución: directamente en esta bitácora, o navegando por internet y deduciendo un poco. Se me ocurre otra forma, que es discurriendo uno por su cuenta. Que se producen daños en el ojo por un exceso de luz es bien sabido, aunque sólo sea por la protección que se ponen los soldadores, o lo que dicen en los medios de comunicación cuando hay un eclipse. Sin embargo, una falta de luz no puede dañar mucho al ojo: nos pasamos unas ocho horas al día a oscuras, cuando dormimos. Podríamos pensar que es un problema “dinámico” del ojo, que se presenta al intentar ver con poca luz. Sin embargo, la aparición de la luz eléctrica (lo que supone tener buena iluminación en las tareas sin luz, frente a la iluminación de llama, mucho más deficitaria) no supuso para la humanidad un descenso de enfermedades oculares. Por otra parte, hay trabajos que suponen condiciones de mala iluminación, y tampoco hemos oído hablar de enfermedades relacionadas.

Deduciendo la respuesta

De cualquiera de las maneras que hayamos investigado, iremos sobre la pista si tenemos claro que la luz puede producir enfermedades; y la oscuridad pocas o ninguna. Con esto en la cabeza, leemos las preguntas (señalo con negrita algunas palabras esenciales):

“a) Ambos pueden llegar a producir enfermedades oculares”
Enfermedad, lo que se dice enfermedad, la oscuridad no lo puede producir. Opción descartada.

“b) Sólo la luz puede causar lesiones; la oscuridad o mala iluminación no pueden producir problemas importantes.”
La mala iluminación podría causar fatiga, cansancio. Que no es un problema importante para la salud visual, y tampoco es una lesión. Esta opción suena bien.

“c) Sólo la oscuridad o mala iluminación puede causar problemas; la luz normal (solar, bombillas habituales, fluorescentes) no produce lesiones.”
Esta opción ya estaba descartada de antes, creo que es la más fácil de descartar.

“d) Sólo la luz de alta energía (ultravioleta y espectro de azules) produce daños oculares”
Por lo que hemos leído en este blog hasta ahora y en lo que naveguemos por Internet, nos quedamos con la idea que lo más peligroso del ojo es la radiación de alta energía. Así que esta opción suena bien.

“e) Las lesiones por luz existen pero son infrecuentes, sin embargo debemos preocuparnos más por trabajar con mala iluminación”
Que las lesiones por la luz sean frecuentes o infrecuentes es difícil de contestar. Muchas personas no han oído hablar de ello. Sin embargo para un soldador es un factor a tener muy en cuenta. Y si haces esquí o alta montaña, o si simplemente te despistas al tomar el sol, puedes guardar un mal recuerdo.
Pero la clave de esta opción es lo que viene después: lo de ocuparse de la iluminación va a depender de cómo nos manejemos. No nos jugamos la vista, no vamos a dañarnos los ojo por “trabajar con poca luz” sin darnos cuenta. Si hay que poner medidas de protección en el trabajo, es por la luz intensa. Trabajar con mala iluminación puede ser peligroso si eso implica que cometamos algún error porque veamos mal. Pero no nos debemos preocupar por nuestro aparato visual. Opción descartada.

Al final nos quedamos con dos opciones, la b y la d. Una dice que sólo la luz puede causar lesiones, y la otra que sólo la luz de alta energía. Para discernir entre las dos lo podemos hacer mediante simple técnica de test: si la d fuera válida, la b tendría que serlo también, y sólo hay una respuesta correcta. Así que por fuerza la opción correcta es la b: sólo la luz puede causar lesiones; la oscuridad o mala iluminación no pueden producir problemas importantes. La radiación infrarroja, que es de baja energía, es capaz de producir problemas oculares; de ello hablaremos en el artículo de la pseudoexfoliación.

Conclusiones

La opción correcta ha sido la menos votada, con 5 votos de los 73; sólo un 7% del total. Al igual que la primera encuesta la califiqué de difícil e iba un poco a pillar, a sorprender a mis queridos lectores, en esta ocasión había valorado la pregunta como de dificultad media. Esta vez las respuestas sí estaban en el blog, no había que investigar fuera, y el tema no era tan técnico como las células de la retina. Se trataba de exceso de luz y de mala iluminación, si es dañino o no; me parecen temas más fáciles de abordar y entender, y posiblemente de mayor interés general. La dificultad a mi entender radica en el texto de las respuestas, en ir descartando las respuestas falsas en función de lo que se está diciendo exactamente.
Sin embargo, a la luz de los resultados, debo asumir que todavía estoy haciendo preguntas complejas. Os agradecería que informarais de qué dificultades os habéis encontrado, o qué opciones os han despistado más. Eso me ayudaría a plantear las cuestiones más cercanas.

Y seguimos

Ya está colgada la siguiente pregunta. Revisando el funcionamiento del módulo de encuestas del blog, me he dado cuenta de que si uno se registra como usuario, el programa es capaz de retener las respuestas individuales. Así que he habilitado el sistema de registro en el marco derecho (algunos lectores antiguos ya están registrados y el blog identifica su usuario automáticamente). De forma que podéis seguir participando en la encuesta anónimamente, pero si os registráis con un usuario optáis a participar en el Trivial oftalmológico. Eso significa que a partir de ahora iré asignando puntos a los usuarios que vayan acertando correctamente las preguntas. Cuando finalice el torneo (no sé si a final de año o más tarde) el ganador se llevará algún premio   🙂

Ya está colgada la siguiente pregunta, así que: ¡a participar!

Comparte el artículo Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

9 thoughts on “Segunda encuesta: resultados

  1. Responder
    mario - 29 Julio, 2009

    Pues me acabo de registrar, he comentado alguna vez más sin registrarme pero ya no recuerdo ni el nick que use. En la primera me la jugué sin mucha investigación y así la falle. Esta la mire bien y detecte rápido que era la b o la d (creo que en las conclusiones te lías un par de veces entre c y d pero esta claro a cuales te refieres). Partía con un poco de ventaja para descartar las otras porque paso demasiadas horas delante del ordenador y por eso había prestado atención a los problemas de acomodación, la luz y la oscuridad.

    Me pegue un buen paseo por el blog, google y la wikipedia inglesa intentado encontrar si la luz de baja intensidad causaba alguna enfermedad, no lo encontré pero vote por la b por lo que dices y sin mucha confianza, he conocido a algún profesor que con una sola respuesta correcta por pregunta ponía varias válidas y tenías que elegir la más precisa, igual eso ha despistado a algunos que han votado la d y tampoco conocían problemas por luz con baja energía.

    Voy a ver si la nueva cae también…

  2. Responder
    Jose Luis - 30 Julio, 2009

    Vea Doctor…
    El gran Galileo Galilei, inventor del telescopio, murió ciego por observar al sol con su invención. Lo cual prueba su punto.

    Además yo no se si usted se ha preguntado por qué los piratas usaban un parche en el ojo…??

    Resulta que en tiempos de Barba Negra y sus colegas no había GPSs, y la navegación requería saber en todo momento la posición del barco, para ello usaban un instrumento llamado astrolabio, que requería la observación directa de estrellas conocidas o (durante el día) del sol, con el tiempo el navegante experto perdía la vista del ojo usado para este fin y era reemplazado en su función antes de que quede ciego.
    Con el tiempo se acumulaban los tuertos en la tripulación.

  3. Responder
    Alucard Saeba - 30 Julio, 2009

    ¿Y no podría pasar que (ya se que es un caso muuuy raro, por no decir imposible) viviendo toda la vida en un ambiente sin luz, los ojos no se desarrollasen como deberían, o se llegasen a atrofiar? Eso sería un daño/enfermedad producido por la oscuridad… Ojo, que no lo sé, solamente lo planteo.

  4. Responder
    Ocularis - 30 Julio, 2009

    Mario: gracias por avisar de las erratas, ya están corregidas. Enhorabuena por haber acertado. Es una pena que no se me haya ocurrido antes lo de registrar los usuarios porque este puntito era útil, dado que ha acertado poca gente. Suerte para las siguientes preguntas.

    Jose Luis: Me resulta muy interesante lo que me explicas sobre los piratas, el astrolabio y el parche. ¿Me podrías dar alguna referencia de tus fuentes?. Me gustaría investigar más el tema porque hay algún dato que no me termina de cuadrar, y podría ser una buena base para un artículo para confirmar o desmentir ese tipo de curiosidades históricas. En la antigüedad, el parche se ha utilizado en general en enfermedades oculares que por motivos estéticos era mejor ocultar. Cuando se perdía el globo ocular, o cuando el aspecto del ojo era desagradable, principalmente. Una exposición repetida y prolongada a la luz solar directa produce pérdida severa de la visión central debido a una retinopatía por radiación. Pero eso no altera el aspecto del ojo. Habitualmente, ni siquiera produce estrabismo. Por lo tanto, se trataría de un ojo “ciego” pero estéticamente correcto, que no necesitaría taparse. Aunque estoy especulando sin saber exactamente qué le ocurrían a los ojos de los piratas, podría tratarse de otra enfermedad.

    Alucard: Una buena observación. Durante la infancia desarrollamos nuestra agudeza visual por medio del propio estímulo visual. “Aprendemos a ver viendo”. Para ello se necesitan varios elementos, entre ellos la luz. Cuando no hay un desarrollo correcto de la agudeza visual, hablamos de ambliopía u ojo vago. Teóricamente, si a un niño lo mantienes en oscuridad completa durante los primeros años de vida, se produciría la llamada ambliopía por deprivación (a ese ojo le falta el estímulo visual). La ambliopía por deprivación se produce por numerosas enfermedades, como una catarata o una caída del párpado: se trata de barreras que impiden que entre la luz en el ojo. No es que haya oscuridad o mala iluminación, es que algo impide entrar la luz. Sin embargo, no he leído ningún caso de ambliopía por deprivación por mantener a un niño en oscuridad total. De hecho, técnicamente es muy difícil mantener a alguien durante tantos años en oscuridad completa. Por lo tanto, la observación está bien, y demuestra un correcto proceso deductivo. Por otra parte, no creo que sea motivo suficiente para invalidad la pregunta, ya que en la práctica no se ha descrito ese cuadro. E intento orientar las preguntas a un contexto práctico.

    Un saludo a los tres.

  5. Responder
    Jose Luis - 31 Julio, 2009

    Hace unos años asistí a una clase de navegación con sextante.
    En la Escuela Técnica Superior de Náutica de la Universidad de Cantabria, existe un planetario que tiene como finalidad enseñar a los futuros marinos el uso de ese instrumento (por si se quedan sin pilas en el GPS en medio de un mar desconocido). A diferencia del astrolabio, en el sextante no se mira directamente al sol, sino su luz proyectada en una escala.
    El profesor que dió la clase, basada en la trigonometría esférica, fue Andrés Ortega Piris, director del planetario de la universidad, él contó la anécdota de los piratas.
    No se si la fuente le vale.
    Un saludo
    J.L.

  6. Responder
    Carmelo - 1 Agosto, 2009

    Pues he vuelto a fallar. Elegí la d, aunque con muchas dudas ya que las respuestas con un “solo” limitan mucho.

    Seguiré intentando.

    Se queda uno mas contento si conoce la respuesta e incentiva a seguir participando. Si decidieras poner mas de una pregunta simultáneamente, como sugerí anteriormente, podías poner la pregunta sencilla y otra un poco mas complicada.

    Salud

  7. Responder
    Ocularis - 2 Agosto, 2009

    Jose Luis: Gracias por la información. El problema de la fuente que me referencias es que es verbal, no puedo acceder a ella con facilidad. He estado buscando un poco por Internet, y no he encontrado mucho. En este foro plantean la misma cuestión, y llegan a una conclusión similar a la mía: una lesión retiniana no precisa ocluir el ojo, ni por estética, ni porque la mala visión del ojo enfermo “estorbe” al sano. También plantean una cuestión inteligente: si el parche está asociado en ultima instancia al uso del astrolabio, el parche estaría asociado a todos navegantes de la época, no sólo los piratas. En principio y hasta no tener más datos, yo consideraría lo del parche de los piratas y el astrolabio como un mito sin confirmar.

    Carmelo: No entiendo bien tu frase “Se queda uno más contento más contento si conoce la respuesta e incentiva a seguir participando”. ¿Te refieres a que si hay muchas preguntas difíciles uno no se anima a seguir participando?. En cuanto a lo de poner más preguntas a la vez, iré viendo en función de la participación. En esta segunda pregunta han participado aproximadamente la mitad de personas. Si la tendencia de participación es claramente descendente, posiblemente no tenga sentido aumentar la carga. Prefiero ser prudente y empezar poco a poco; si el tema gusta aumento la frecuencia.

  8. Responder
    Carmelo - 2 Agosto, 2009

    Perdona, es que no me explico muy bien. Quería decir, que si aciertas la respuesta, vuelves a intentarlo la próxima vez, pero si fallas siempre, es que las preguntas no corresponden a tu nivel y abandonas.

    En cualquier caso, lo de dificil o fácil depende del nivel del participante.

  9. Responder
    Ocularis - 25 Agosto, 2009

    Entiendo. Bueno, estas primeras preguntas me sirven para tantear la dificultad y lo que la gente se documenta para contestar a las preguntas. Supongo que cuando me haga una mejor idea de la capacidad de respuesta de los participantes, podré estimar mejor la dificultad de las preguntas.
    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *