Trivial oftalmológico: vigesimocuarta pregunta

La encuesta de septiembre decía así:

En qué cirugía no se manipulan músculos extraoculares:
a) Refractiva (51%, 43 votos)
b) Retina (20%, 17 votos)
c) Oncológica (13%, 11 votos)
d) Estrabismo (10%, 8 votos)
e) Párpados (6%, 5 votos)

Han participado 84 personas, y la opción más votada es la “a” con 43 votos. Los músculos extraoculares son una serie de músculos, siete en total para cada ojo, que están por fuera del ojo ocular pero dentro de la órbita (la órbita es la “cuenca del ojo”, la cavidad ósea que contiene el ojo y sus anejos). De estos siete músculos, seis se dedican a mover los ojos (el recto medio, el recto lateral, el recto superior, el recto inferior, el oblicuo superior y el oblicuo inferior). Tienen mucha importancia en la estrabología, la subespecialidad dentro de la oftalmología que estudia los movimientos de los ojos y las desviaciones oculares. El otro músculo que nos queda es el elevador del párpado superior. Su función es evidente: lleva hacia arriba el párpado superior, es músculo que “abre los ojos”. Existen otros músculos que están cerca del ojo pero que no se consideran músculos extraoculares. No están dentro de la órbita, sino relacionados más con los párpados. Por una parte tenemos el músculo de Müller, que sería un músculo auxiliar y con la misma función el elevador del párpado superior), y por otra el orbicular de los párpados. Está debajo de la piel del párpado superior e inferior, y su misión es cerrar los párpados.

La opción más fácil para descartar es la “d) estrabismo”, ya que esa cirugía trabaja precisamente en los músculos extraoculares. Cuando queremos corregir un estrabismo, solemos cambiar de posición estos músculos, o bien los recortamos, para modificar su función.

Dentro de la cirugía de párpados (opción “e”) hay muchas modalidades, en función de lo que queramos tratar. En los casos en los que el párpado superior se encuentra descendido, más bajo de lo normal (el nombre técnico es el de ptosis palpebral), la cirugía más habitual es la de refuerzo del elevador del párpado superior. Por lo tanto sí que manipulamos la musculatura extraocular.

De la cirugía de retina (opción “b”) ya hemos hablado. La cirugía principal en la actualidad es la vitrectomía. Pero también explicaba otra modalidad que denominé cirugía externa. Aquí colocamos una especie de “cinturón de silicona” (cerclaje) o una especie de esponjas (explantes) sobre la pared del ojo. Para ello, tenemos aislar y manipular los músculos extraoculares, concretamente los cuatro músculos rectos. Porque estos elementos suelen colocarse bajo los músculos.

La cirugía oncológica hace referencia a los procedimientos quirúrgicos con el objetivo de tratar un tumor del ojo. El tumor maligno primario más frecuente del ojo, como ya explicamos, es el melanoma de coroides. En algunos casos se realiza braquiterapia, eso consiste en colocar un dispositivo por fuera del ojo, en su parte lateral o posterior, normalmente, destruyen el tumor mediante radiación. Esta cirugía precisa de la manipulación de los músculos extraoculares. En otras ocasiones hay que extraer todo el globo ocular (enucleación), y debemos cortar los músculos.

A la cirugía refractiva ya he dedicado varios post. Consiste en corregir los defectos de graduación (miopía, hipermetropía, astigmatismo, vista cansada) mediante operación.  Se interviene la córnea, o bien se coloca una lente intraocular (a veces se retira el cristalino, a veces no). En cualquier caso, estamos accediendo a las estructuras más anteriores del ojo, no hace falta manipular los músculos. Ésta es la opción correcta, la que ha elegido la mayoría.

He actualizado el ranking, y está ya puesta la pregunta de octubre. ¡A jugar!

Comparte el artículo Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *