¡Mi blog tiene ya medio año!

Hace hoy seis meses comencé mi andadura por la blogosfera. En principio tenía idea de hacer una página web donde colgara algunos resúmenes de los temas más importantes de la oftalmología. Inicialmente lo había pensado para mis residentes, para algún internauta perdido que cayera googleando términos relacionados con los ojos, y sobre todo para mí mismo. Digo lo de para mí mismo porque cuando era estudiante me hice una página personal. Por aquel entonces tenía nociones básicas de HTML e hice la página con el ¡Notepad!. Pero currada, ¿eh?, con frames y todo.
El hecho de que con 20 años pudiera hacer cosas que ahora no puedo hacer lo llevo mal, la verdad. La música ya la he dado por perdida (de estudiante podía sacar tiempo casi todos los días para el piano y el coro, cosa que ahora es imposible), así que tenía que luchar por la informática.
Me puse, hice una página de prueba, me ayudó mucho con el php mi amigo Oscar, y la página era operativa. Pero no me sentía con fuerzas para mantenerla, tanto por la parte técnica como por la parte de contenidos. Así que ese proyecto pasó silenciosamente a mejor vida.
Necesitaba algo más sencillo, no tenía tiempo de estar trasteando con el php, el html, solucionando problemas, etc. Y no podía estar tampoco dando la brasa a mi amigo. Así que, preguntando por ahí, llegó la solución.
¡¡Tachaaaaan!!. Un blog. Además en la coctelera no tienes que configurar nada, las plantillas son atractivas, y no tienes que preocuparte por nada más. Escribir y punto. La solución de mis problemas.
Comencé con tranquilidad, yo era nuevo en el mundo de la blogosfera y era perfectamente consciente de que mi bitácora iba a ser minoritaria. Tampoco me importaba, la verdad, pensaba hacer el blog principalmente para mí, no para obtener unos lectores. Para mí los ojos son un tema apasionante, pero lógicamente no es lo que uno “navegante de blogs” busca. O eso creía yo. La gente leerá blogs de actualidad, de reflexiones, experiencias, algo cercano que uno se identifique, que pueda comentar y opinar con total soltura.; los temas de divulgación tan específicos no irían a tener mucho peso.
El caso es que iba escribiendo, y poco a poco las visitas iban subiendo. Lo que más me impresionaba era la cantidad de comentarios. Y una cosa curiosa: los comentarios de los artículos más “populares” siguen llegando, digamos que no pasan de moda.
Por supuesto, mi blog no es de los que podemos llamar populares. Ni lo pretendo. Tampoco quiero, la verdad. Pero sí ha tenido más afluencia de la que yo esperaba. A fecha de hoy, y fiándome del contador de Webstat (más fiable que el contador que muestra el número en la página), he tenido más de 23 mil visitas. Asumo que un gran porcentaje de ellas llegan desde un buscador, ojean que no hablo de lo que ellos creían, y en seguida se van. Y cierto porcentaje también lo hago yo, porque todos los dias entro para contestar comentarios. Pero siguen siendo cifras significativas.
Curiosamente, esta inesperada afluencia ha hecho cambiar la filosofía inicial del blog. En el primer artículo, una auténtica declaración de intenciones, decía que aparte de artículos acerca de los ojos, iba a utilizar el blog como “diario”, hablando de temas diferentes, algo más cotidiano. Pero dada la afluencia recibida de personas que se interesaban con lo relacionado con la oftalmología, la bitácora se fue convirtiendo, en contra de lo que yo esperaba, en un blog más específico todavía.
Así que la categoría “Mi vida” está casi desierta, lógicamente. Pero no me importa mucho, la verdad. Si es caso, lo solucionaré con mi nueva página web.
Tenía idea de hacer una nueva web, no para el público, sino una página “privada” como una archivo de intercambio. Como un pendrive para llevarme cosas pero en internet. Pero recientemente adquirió otra utilidad, algo por lo que merecía la pena diseñar una “cara al público” en la web. Como últimamente mis artículos se estaban saturando de comentarios fuera de tema, se hacía necesario un espacio para hablar con más libertad que el blog. Es decir, un foro. Así que, sólo hacía falta registrar en dominio “.es” y ponerse a ello. Hoy por hoy es una realidad (https://ocularis.es), y ya puedo recanalizar las dudas fuera de tema y las conversaciones demasiado específicas o densas al sitio adecuado.
Pero el foro puede servir para mucho más, claro. Todos estais invitados, no sólo a plantear dudas, sugerencias y comentarios acerca de los ojos, sino para hablar de cualquier tema. Para ello hay una categoría de off-topic. Y tanto el foro como la web son flexibles, más que el blog, así que cualquier sugerencia de cambio es bien recibida. A pesar del escaso tiempo que tengo para sentarme en el ordenador, y por tanto lo poco que puedo navegar en el maravilloso cosmos que es la blogosfera, he hecho amigos, a los que quiero agradecer desde aquí su presencia: piluky, sinsangre, gauss, mikel, etc.
No quería alargar más el artículo, simplemente quería dar las gracias a todos los que me leen, y a los que me escriben esos comentarios tan reconfortantes.
Gracias a todos, y espero seguir durante mucho tiempo con vosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *