¿Cómo entran las gotas de colirio en el ojo?

La forma de tratamiento más común utilizado en oftalmología son los colirios. Se trata de una preparación (habitualmente comercial) de una disolución acuosa: un pequeño recipiente que contiene agua con el principio activo disuelto. Ahora bien, el ojo es un órgano cerrado, una especia de “estuche” aproximadamente esférico, sin agujeros para que entre el medicamento. ¿Cómo se las arregla el fármaco entonces para hacer su acción?.

Hago un apunte: por comodidad me referiré sólo a los colirios en este artículo. Las pomadas también son un tratamiento tópico que se aplican también en el ojo, sólo que la base no es agua sino un elemento más espeso y duradero. Pero para lo que vamos a hablar hoy no hay diferencia, así que lo que digamos de colirios también se puede aplicar a pomadas.

¿Y para qué entrar?

Si consideramos el ojo de forma aislada como el propio globo ocular, teniendo en cuenta sólo los eventos que ocurren en su interior, no entenderemos bien el funcionamiento de los colirios. Dentro del ojo hay numerosos elementos que están relativamente “a salvo” de elementos químicos del exterior: humor acuoso, cristalino, vítreo, retina, etc. Sin embargo, hay una estructura no interna que no cuenta con esta protección: se trata de la superficie ocular. Ya hemos hablado anteriormente de la superficie del ojo: está formada principalmente por la córnea y la conjuntiva, además de la película lagrimal que se encuentra por encima de ambas. No podemos considerar la superficie del ojo como “estrictamente ocular”. La córnea sí que forma parte del globo ocular, pero la conjuntiva y la película lagrimal no. Pero esto son más bien distinciones teóricas: podemos separar esquemáticamente el globo ocular de sus tejidos relacionados, pero la realidad es que no sólo están juntos, sino que funcionan juntos y unos necesitan de otros.
La superficie ocular es la parte frontal del globo ocular y sus tejidos adyacentes. Está en contacto con el exterior, por lo que tenemos acceso directo para tratarla, como si fuera la piel. Y de hecho, es lo que ocurre: la mayoría de los colirios y pomadas oftálmicas se han creado para tratar problemas de la superficie ocular. Por lo tanto no necesitan penetrar en el propio globo ocular. Pongamos unos ejemplos.

  • Hemos hablado de las lágrimas artificiales en el tratamiento del ojo seco. Estas gotas contienen agua y moléculas que facilitan la adhesión y permanencia del ojo en la superficie ocular. Por lo tanto, su lugar de acción está “fuera del ojo”, donde nos ponemos la gota. No necesitamos que penetren en los tejidos. Estas lágrimas se quedan flotando o adheridas a la conjuntiva y la córnea.
  • Cuando estuvimos hablando sobre las conjuntivitis explicábamos que a veces se utilizan antibióticos en colirio cuando la causa es infecciosa. O bien antialérgicos cuando se debe a una alergia. El órgano diana es la conjuntiva o la propia lágrima, que es precisamente donde ponemos los colirios. Estos antibióticos o antialérgicos no deben atravesar otros tejidos, ya están donde tienen que estar. En ocasiones utilizamos también antiinflamatorios en colirio, tanto para la conjuntiva como para la córnea. Nuevamente, el fármaco ya está en contacto con el tejido que debe tratar.

Penetración habitual de los colirios

Como hemos visto, normalmente el medicamento no tiene que desplazarse mucho ya que el objetivo es llegar a la córnea o la conjuntiva. Es cierto que la mayoría de colirios (excepto lágrimas artificiales) no se queda exclusivamente en la película lagrimal. Penetra un poco en la conjuntiva y en la córnea, para realizar sus efectos en el propio interior de estos tejidos.
La superficie del ojo no es igual a la de la piel: no tiene varias capas de células muertas muy juntas entre sí y llenas de queratina. La piel utiliza esa estrategia para ofrecer una especie de “barricada”, una eficaz barrera de protección que es bastante impermeable al agua, y además impide el paso de moléculas de gran tamaño. En la superficie del ojo el medio es acuoso: tenemos la película lagrimal, en donde hay cierta circulación de agua entre lágrima y conjuntiva. Además no hay queratina, esa proteína que hace de barrera en la piel, ni hay múltiples capas de células muertas que hacen de “barricada”. Las células superficiales de la conjuntiva y la córnea están constantemente intercambiando sustancias con la lágrima. Si ponemos una gota de colirio a la película lagrimal, entrará en esa dinámica de intercambio y circulación. En otras palabras, la penetración al interior de la córnea y la conjuntiva es relativamente fácil si es una molécula lo suficientemente pequeña. Atraviesa los espacios entre las células, y en ocasiones entra en las mismas células.

Tratamiento intraocular

En algunas ocasiones nuestro objetivo es llegar con el medicamento a una estructura intraocular. Ya no nos sirve simplemente que se quede en la película lagrimal o que penetre un poco en córnea o conjuntiva. Tiene que “viajar” varios milímetros hasta llegar hasta donde queremos.
Como decía antes, hay pocas familias de colirios que lo puedan hacer. El mejor ejemplo sería el de los antiglaucomatosos, el tratamiento para tratar el glaucoma descendiendo la presión intraocular. El principio activo debe llegar hasta donde se produce o se elimina el humor acuoso.

Otro ejemplo bueno son las gotas que utilizamos para dilatar o contraer la pupila. El fármaco debe llegar hasta el iris.
¿Cómo se consigue? A través de la córnea. El espesor de la córnea es de medio milímetro aproximadamente. Por difusión simple, si es una molécula suficientemente pequeña, atraviesa el epitelio de la córnea y el tejido que hay debajo (que en su mayor parte es proteínas). Por detrás de la córnea tenemos el humor acuoso, que es básicamente agua. Y el humor acuoso baña el iris, el cuerpo ciliar y demás estructuras de la parte anterior del ojo, que es donde tenemos que llegar.
Estos compuestos químicos requieren unas características concretas: tienen que disolverse bien en lípidos (grasas) para poder atravesar la córnea; además de disolverse bien en agua para poder viajar en el humor acuoso. Por lo tanto, además de moléculas pequeñas, sus características químicas son peculiares (habitualmente, cuanto más soluble es una sustancia en lípidos, menos soluble en agua, y viceversa).

Limitaciones

Aunque encontremos compuestos de características óptimas, apenas podemos alcanzar unos pocos milímetros de la parte anterior del ojo. La mayor parte del ojo queda fuera del alcance de los colirios. Alcanzamos una concentración muy grande en la película lagrimal, y buenas concentraciones en el espesor de la córnea y la conjuntiva. Si la molécula tiene las características indicadas, conseguiremos una concentración baja pero suficiente en humor acuoso, y el medicamento llegará hasta las estructuras bañadas por acuoso.
Para tratar problemas de retina o de vítreo, deberemos recurrir a otrar formas de tratamiento. Por ejemplo, colocando
el medicamento directamente en el interior del ojo, a través de una inyección.

6 Comments

  1. […] 4. A quienes siempre habéis tenido curiosidad por la forma de actuar de los colirios, os gustará visitar el blog de Ocularis. […]

    Responder
  2. meneame.net
    1 junio, 2009

    ¿Cómo entran las gotas de colirio en el ojo?…

    La forma de tratamiento más común utilizado en oftalmología son los colirios. Se trata de una preparación (habitualmente comercial) de una disolución acuosa: un pequeño recipiente que contiene agua con el principio activo disuelto. Ahora bien, el…

    Responder
  3. Natalia Gaviria
    18 noviembre, 2011

    ok.. pero entonces de qué depende que un colirio corticoide que es antiinflamatorio suba la presión? entiendo que no penetra según dices… pero cual es su efecto real? por que dificulta salida de humor acuoso? por que lotesoft no? en mi caso igual lotesoft también sube la PIO….

    Responder
    1. Ocularis
      21 noviembre, 2011

      No, el colirio penetra, en el post digo precisamente lo contrario que lo que dices. Tampoco se conoce el mecanismo exacto en la malla trabecular.

      Responder
  4. bastian martinez
    10 mayo, 2015

    Hola, mi nombre es Bastian
    tengo una duda respecto a las moleculas que comforman los colrios. si bien una gran caracteristica es que la molecula sea de menor tamaño y en el caso de las membranas que presentan fosfolipidos permitiran que moleculas de menor tamaño y a la vez liposolubles pasen hacia el interior. Pero a lo que voy es que no me quedo claro como una vez esa molecula liposoluble cambie a hidrosoluble, como puede tener esa dualidad de caracteristicas, suponiendo en el caso de que sea liposoluble en el HA, como esta molecula se disuelve para llegar a los procesos ciliares y posterior a los receptores?

    Responder
    1. Ocularis
      4 julio, 2015

      La hidrosolubilidad y la liposolubilidad son don magnitudes que suelen ser inversamente proporcionales, sobre todo en el caso de moléculas grandes. En el caso de los principios activos de los colirios con buena penetrancia intraocular, se obtienen en general buenos valores de hidrosolubilidad (vienen disueltos en agua en la preparación comercial) y son lo suficientemente liposolubles como para penetrar a través del epitelio corneal, normalmente gracias a su pequeño tamaño.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *