Eclipse de sol

Un artículo corto, el tema me lo ha comentado mi amigo Oscar y precisamente en la consulta de esta tarde he contestado a la misma duda varias veces.

¿Puedo mirar al eclipse solar?
¿Qué protección necesito?

Expliqué en un comentario de un artículo anterior lo que podía ocurrir si nos quedamos mirando detenidamente al sol, aunque lo hice un poco de pasada. Como ahora es el tema que nos ocupa, veamos qué ocurre.

La retina es muy sensible a la radiación lumínica, tanto el espectro visible como ondas de mayor energía. En particular el centro de la retina, que se llama “mácula” (mancha en latín), es la zona de mayor definición, con la que mejor vemos y la más delicada. Una radiación mantenida puede producir un dañor transitorio, o incluso definitivo. Cuando miramos algo de frente (es la única forma que podemos mirar con detenimiento), lo fijamos en la mácula.

Lo que pasa es que normalmente no nos quedamos mirando el sol. Si lo miramos de frente durante varios segundos se produce una alteración transitoria, y ese centro de la retina (la mácula) se queda funcionando mal durante unos minutos. Vemos como una nube o una mancha en el centro de la visión, trastorna la visión de colores y normalmente cede en un tiempo. Raramente aguantamos más tiempo, porque la luz visible es tan intensa que tenemos que apartar los ojos.

Pero el eclipse es más peligroso. La mayor parte del sol queda cubierto por la luna, con lo que con menos luz intensa podemos mirar con mayor comodidad. Sin embargo, el anillo de sol que queda sin cubrir nos envia radiación de la misma intensidad, y con la misma capacidad de daño. Como hay menos luz visible, no tenemos que apartar los ojos. Pero hay que tener en cuenta una cosa: la radiación más perjudicial es la que tiene más energía, es decir, la radiación ultravioleta *
Estos rayos ultravioletas son invisibles y por tanto no notamos su influencia. Por tanto, podemos hacer la tontería de mirar el eclipse durante unos minutos, por lo que la lesión en la retina puede ser más duradera, o incluso una lesión permanente.

¿Cómo podemos mirar con seguridad el eclipse?. La opción más segura sin duda es verlo por la tele.
Vaaaale, quereis verlo en vivo. Os gusta el riesgo, ¿no?. Bueno, lo más importante es que el cristal protector sea un filtro de rayos ultravioletas de gran potencia. Una máscara de soldador está bien. Si queremos utilizar gafas de sol, la cosa se complica. Tienen que ser lentes polarizadas de gran potencia en el filtro, gafas de montaña, o de esqui. Y aun asi yo no me quedaría tranquilo.

¿Qué no hay que hacer?. Métodos artesanales. Mirar con un negativo fotográfico, con un cristal ahumado, etc. Así podemos oscurecerlo, es decir, filtrar la luz visible, pero no controlamos cómo filtra la luz ultravioleta, por lo que eso sí que es un peligro

Así que mucho cuidado……

—————-
* Realmente hay radiaciones más potentes que las ultravioletas, las llamadas ionizantes: rayos x y rayos cósmicos. Pero la cantidad de radiación solar ionizante que traspasa la atmósfera es tan escasa que la podemos despreciar.

Comparte el artículo Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *