El Proyecto Ocularis en Internet (I): un vistazo general

En el penúltimo artículo celebraba el tercer cumpleblog de esta humilde bitácora. Fue un artículo corto, principalmente porque estos últimos meses he estado escribiendo varios artículos sobre el Proyecto Ocularis, y no quiero acumular demasiadas entradas de autobombo (lo del premio, la charla en Barcelona, etc).
Pero ahora me arrepiento un poco. Cuando en un artículo hablo del devenir de todo esto (principalmente el blog, pero también la wiki y el foro), suelo recibir comentarios o correos en los que la gente opina y sugiere cosas. Y eso me gusta, porque son ideas nuevas. Algunas propuestas no se pueden llevar a cabo (falta de tiempo, o que se sale de las finalidades del proyecto), pero otras sí y ayudan a mejorar. Hace que el Proyecto Ocularis sea más interactivo, más adaptado a lo que quiere el internauta.

A estas alturas, quiero pensar que todo esto que hemos montado es una iniciativa madura, donde se debería notar la experiencia (3 años tendría que ser un tiempo suficiente en términos de Internet). Y eso sólo se consigue si no descuidamos la comunicación.

Por eso paso a compartir con mis queridos lectores unas reflexiones acerca de cómo es visto este proyecto en otros sitios de Internet. Como he dicho, las opiniones son bienvenidas. De hecho, la finalidad de esta entrada y las del resto de esta serie que vendrán próximamente, es animaros a que escribáis.

Una presencia discreta

A pesar de que mantengo una tasa de visitas bastante aceptable para un blog personal (entre 800-900 diarias ahora en verano, durante el curso suele superar las 1000), no hay mucha presencia del blog en otros sitios. Creo que es así por varias causas.

  • La propia temática y orientación del blog favorece la consulta pasiva de información. La mayor parte del tráfico viene de buscadores. El internauta busca una información concreta, llega a un artículo del blog, la consigue (o no), y abandona el blog. Funciona como un lugar de consulta, y la mayoría de los visitantes no van a volver a no ser de que tengan otra duda concreta sobre los ojos.
  • Derivado de lo anterior, tenemos unas cifras que hablan por sí mismas: el 82% de las visitas son nuevas. La mayoría de los internautas que pasan por el blog toma la información que quiere y no vuelve a relacionarse con el proyecto. Por tanto, deberíamos considerar sólo los visitantes recurrentes. No pensar en un blog de mil visitas diarias, sino de unos 150-180 visitantes recurrentes.

A mí me sigue pareciendo mucho, eso de que más de un centenar de usuarios “conocidos” pasen a diario por el blog. Porque la frecuencia de publicación no es muy alta, y sobre todo por la temática. A pesar de que para mí el tema es interesante y susceptible de ser compartido y comentado, la oftalmología, como otras ramas de la medicina y de la ciencia, desde luego no es lo que “más mueve socialmente” en Internet.

Estas reflexiones me hacen colocar el blog (y el proyecto en general) en el puesto que realmente tiene. Aunque los datos estadísticos no están mal, no es un proyecto que mueva a una comunidad numerosa. Es por eso que su presencia en Internet, las referencias de otras webs hacia el proyecto, son relativamente escasas (sobre todo si consideramos el tráfico que recibe).

Dicho sea de paso, no es algo que me importe mucho. Para mí es un privilegio (y una responsabilidad, todo hay que decirlo) que una serie de internautas estén suscritos al blog y me escriban de vez en cuando. En especial aquellos “lectores veteranos”. A pesar de que esto es una cosa abierta a todos los usuarios, tanto esporádicos como más constantes, es lógico que les tenga más consideración a estos últimos.

Enlaces desde otras webs

Una parte no despreciable del tráfico de entrada vienen desde enlaces directos desde otras webs, principalmente de blogs. Hay bastantes referencias (bueno, a mi me parecen bastantes 🙂 ) desde los “blogroll” o secciones de enlaces, e incluso mencionan y enlazan específicamente algún artículo mío en una entrada suya.
Los más llamativos son los que han producido efecto de entrada masiva de visitas, como las veces que he salido en Microsiervos, menéame, CPI, etc. Pero la aplicación gestora de de la bitácora (WordPress) va capturando los enlaces entrantes y me va mostrando los enlaces que van surgiendo. Dado que mi meta no es conseguir gran número de visitas (no tengo publicidad, no cobro por ello), agradezco igualmente los enlaces, vengan de donde vengan.
Principalmente las referencias provienen de otros blogs médicos, y también científicos. También hay enlaces desde otras wikipedias, algunos foros sobre temática ocular o general, etc.

Artículos dedicados

Que un blogger dedique un artículo monográfico o un texto de cierta envergadura sobre el blog o el proyecto general, es más raro. Por lo mismo que decía antes, el tema no es el habitual para comentar. La mayoría de lo que hablo no es tan dado a opinar, disentir, ampliar, etc como otras temáticas más comunes en la red. Lo habitual es que me señalen como una referencia para aprender sobre temas de ojos, valoren en global mi blog y poco más.
De todas formas, aunque escasos, hay algún ejemplo reciente (los que me deje en el tintero, culpa de Google):

  • Hospital digital dedica un artículo poco después de que coincidiera personalmente con el autor en un evento en Barcelona. Es una valoración positiva que le agradezco.
  • Álvaro Martínez escribió un artículo sobre la ciencia en la red. Habla de unos cuantos blogs, pero en poco menos de un párrafo resume bastante bien cómo funciona el proyecto, no sólo el blog sino también la wiki.
  • Jesús Llor dedica una entrada en su blog.

La orientación particular del proyecto

Los ejemplos anteriores (y otras referencias desde blogs médicos y científicos que no he mencionado) son muestras de que en general se entiende y asume la finalidad del blog. Estos objetivos podría resumirlos así:

  • Sí, soy médico, concretamente oftalmólogo, pero no actúo como “médico asistencial” en el blog. No paso consulta, no doy consejos ni opiniones en ese sentido. Las preguntas personales, sobre casos concretos, no tienen cabida en el proyecto. Tanto si la pregunta es directa, como “camuflada” de caso general (“¿puede …..?”), no las atiendo. Esto, aparte de estar en las normas y poderse leer en varios sitios en la página principal del blog, lo he explicado varias veces en artículos monográficos.
  • El proyecto tiene mentalidad divulgativa. La idea es entender cómo funciona el sistema visual y sus enfermedades. Así, dudas sobre lo que explico en los artículos, sugerencias para nuevas entradas, etc, son bienvenidas. Críticas constructivas para mejorar, apuntes de erratas o fallos de contenido, también. Quiero que esto sea lo más participativo y abierto posible. Pero siempre con criterio divulgativo, mirando hacia la parte “científica”, no la “asistencial”. No es un foro para compartir experiencias particulares sobre problemas oculares. No digo que eso sea malo, simplemente el proyecto no está para eso. Eso no quiere decir que que no pueda haber artículos fuera del contexto estrictamente docente, pero sí significa que no se discutirá sobre casos médicos concretos.

Cuando comencé hace 3 años con el blog creía que estos objetivos eran muy fáciles de asimilar y entender. Sentir aprensión por un problema de salud es absolutamente normal, y uno necesita alivio. Normalmente con un tratamiento, otras veces simplemente con que el médico entienda tu problema y te explique personalmente que no tiene mayor importancia o que pasará solo, es suficiente. Eso, que parece simplemente unas palabras, es un proceso médico, en cierto sentido es una actuación terapéutica. Y yo soy el médico de mis pacientes, me presto a ello y tienen toda mi atención y dedicación cuando estoy con ellos. Pero los que visitan el blog no son mis pacientes. Y por tanto yo no soy su médico. Y esto es así por diversas razones, entre ellas que diagnosticar y tratar sin explorar ni tratar en persona al paciente no me parece adecuado.

Pero esto no es, por lo menos para mí, una actitud cerrada. Animo cada dos por tres a que la gente me escriba, mi correo electrónico está bien visible arriba a la derecha. Contesto a todos los mensajes que se publican, así como todos los correos electrónicos. Este proyecto tiene como finalidad la comunicación y la interactuación entre el internauta interesado y un servidor. Intento facilitar por todos los medios esa comunicación. Porque lo que quiero, lo que me motiva al escribir y contestar mensajes, no es “seguir haciendo de médico” cuando me siento delante del ordenador, sino compartir curiosidades, inquietudes y conocimientos sobre los ojos.

A pesar de todo, muchos no lo entienden. La mayoría de los comentarios que sigo recibiendo son consultas particulares. Además, no son pocos los que me contestan molestos porque no consideran su pregunta una consulta médica, o porque sólo piden “una opinión, sin más”, o porque soy muy claro con los que está científicamente reconocido y no dejo mucho espacio a las especulaciones incorrectas.

También hay un malentendido más sutil: entender que como no se admiten consultas médicas particulares, la temática del blog es exclusivamente científica, y no caben artículos o comentarios donde se pueda opinar, analizar, etc.

Pero de cómo se enfoca mal la filosofía y las intenciones de mi blog hablaré en el siguiente artículo.

4 Comments

  1. Carmelo
    16 agosto, 2008

    Hola Ocularis.

    ¿Que pasará cuando termines de publicar los artículos pendientes? Siempre habrá preguntas sobre los ya publicados, pero quizás se reduzca un poco las consultas de los que visitamos a menudo esta web.

    Supongo que dada la velocidad con que se van incorporando nuevas técnicas en el ámbito de la medicina existan temas que añadir.

    Quizás también, tal como has hecho en el articulo de los Derrames, podías hacer algún tipo de preguntas a los lectores. Así nos obligaría a recordar o releer artículos anteriores.

    En cuanto a lo que comentas de las consultas, estoy totalmente de acuerdo. Creo que es casi imposible hacer un diagnóstico correcto sin ver al paciente, aunque fuera el objetivo de esta página. Hay varios programas de TV en que la gente hace consultas, pero al final, el consejo siempre es el mismo: Consulte a su médico. Otra cosa es dar consejos generales de salud.

    Salud

    Responder
  2. Ocularis
    16 agosto, 2008

    Hola Carmelo:
    Desde que creé la lista de artículos pendientes nunca se ha quedado vacía. Supongo que en el momento que se quede con pocos artículos iré añadiendo yo. En general los artículos los van proponiendo los internautas, y de vez en cuando yo meto alguno que me interese especialmente. Si la gente dejara de pedirme artículos, pues tendría que ser yo el que “me lo propusiera a mí mismo”, que por otra parte es como funcionan la práctica totalidad de blogs. Lo que no haría sería dejar de publicar artículos: eso significaría que el blog se hubiera muerto, y quedaría sólo como un archivo de artículos antiguos.

    Saludos.

    Responder
  3. álvaro
    18 agosto, 2008

    Que no invada el desánimo por el tema este de las consultas médicas. Parece inevitable que algunos lectores confundan el formulario de comentarios con algo para lo que no son. Desconozco la razón, qué le vamos a hacer. Por suerte son solo unos pocos.

    Ánimo con el blog, ánimo con Hispaciencia y ánimo con todas las iniciativas de divulgación que cuenten también con los no iniciados como yo entre sus potenciales lectores. Gracias, pues, por el proyecto y por el enlace 🙂

    Responder
  4. Ocularis
    19 agosto, 2008

    Gracias a tí, Álvaro. Por el artículo en donde me mencionas, por leerme y por comentar. 😉

    Un cordial saludo.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *