Moldeamiento corneal

Vamos a hablar de un efecto producido por las lentes de contacto. En su día ya estuvimos hablando de las lentillas en un artículo en el que describimos las complicaciones más frecuentes. Lo que vamos a explicar hoy es algo ambiguo porque puede referirse tanto a un efecto “normal” que producen todas las lentillas y que en la práctica no afecta al usuario, o como a una complicación que puede obligar a descansar del uso de lentillas o incluso a interrumpirlo definitivamente.

Es más didáctico separar ambos conceptos, y es lo que voy a hacer, pero hay que entender que realmente es lo mismo, que a pequeña escala ocurre siempre que se llevan lentes de contacto y no pasa nada, y a gran escala sí que altera la visión.

También conviene aclarar que para hablar del modeamiento corneal a veces se utiliza directamente el término inglés corneal warpage.

Moldeamiento normal

La lente de contacto es un cuerpo extraño que se coloca sobre la superficie de la córnea. La córnea es un cuerpo elástico y deformable. En particular, el epitelio (la capa de células que está en la superficie) puede deformarse cuando algo se apoya sobre el durante un tiempo. El uso de lentillas significa que la lente se encuentra durante horas sobre el epitelio, con frecuencia todos o casi todos los días. Y aunque la curvatura de la lente está pensada para adaptarse bien, siempre se produce algo de moldeamiento, esa ligera deformación. No supone un pérdida de visión, ni es un cambio que se pueda ver a simple vista o en la lámpara de hendidura.

Este moldeamiento es variable de unos ojos a otros, y de unas lentillas a otras. Como es fácil de entender, las lentillas semirrígidas producen más moldeamiento que las blandas. Eso no quiere decir que las semirrígidas sean peores (de hecho, como ya dijimos en el artículo previo, suelen asociarse a menos problemas oculares).
Si hemos dicho que aunque este “warpage” es leve y no suele conllevar mayor problema, ¿en qué situaciones lo debemos tener en cuenta?

  • No deberíamos graduar al paciente cuando tiene moldeamiento corneal. La córnea está deformada, aunque levemente, y eso modifica su comportamiento como lente. Así, los valores de miopía, hipemetropía y astigmatismo pueden variar, de forma impredecible. Especialmente el astigmatismo. Esta es la causa de que haya que reposar de lentillas para realizar una buena graduación. Eso no quiere decir que a veces podamos comprobar una graduación al poco de quitar las lentillas, o incluso con ellas puestas. Pero sabemos que esa graduación no es exacta, y no deberíamos mandar gafas o lentillas fiándonos de una graduación bajo el efecto del moldeamiento corneal. Esa es la causa de que el oftalmólogo o el óptico a veces mande venir habiendo descansado varios días (a veces semanas) de lentilla, sin ponérselas para nada. [En otras ocasiones, insistimos en que el paciente venga con las lentillas puestas, para comprobar su agudeza visual con ellas puestas. Otras veces, nos es indiferente porque vamos a tomar la tensión ocular o ver el fondo de ojo, así que aunque se quite la lentilla en el momento no altera la exploración]
  • El moldeamiento distorsiona la superficie de la córnea, por lo que falsifica las pruebas diagnósticas que hagamos sobre ellas, como la queratometría o la topografía. De la topografía estuvimos hablando en uno de los artículos del queratocono. Pudimos ver imágenes de una topografía normal y de otra con queratocono. Pues bien; el moldeamiento corneal altera bastante las imágenes topográficas, de forma que puede simular un queratocono. Una topografía siempre debe realizarse después de haber descansado varios días de lentillas; de lo contrario, la prueba no sirve para nada.

Moldeamiento sintomático

Por suerte no es una complicación demasiado frecuente. A veces, esta deformidad altera los valores ópticos de la córnea de forma variable en el tiempo, de forma imprevisible, y con una intensidad que llega a alterar la visión. Lo que encontramos objetivamente es una serie de cambios de graduación que desaparecen al descansar el suficiente tiempo de lentillas (a veces unas cuantes semanas). Eso produce mala visión, y al ser cambios “falsos” y variables en el tiempo, el ir cambiando la graduación de las lentes de contacto, muchas veces no termina de solucionar el problema.

6 Comments

  1. Sophie
    16 diciembre, 2007

    Ocularis, mira esta frase, “Otras veces, nos es in” , creo que se ha quedado incompleta 🙂
    Al leer el artículo me he acordado de un comentario que me hicieron hace tiempo acerca de que el uso continuado de lentillas “podía corregir” el astigmatismo por este efecto. ¿Es cierto o una leyenda urbana?
    Un saludo

    Responder
  2. Ocularis
    16 diciembre, 2007

    Gracias por el aviso, Shopie. No sé por qué se quedó cortada la frase. Ya la he completado.
    En cuanto a lo de corregir el astigmatismo, es una leyenda urbana en el sentido de que la corrección dura un tiempo. La ortoqueratología usa este efecto de moldeamiento corneal para corregir graduaciones durante varias horas. Son lentes semirrígidas que “aplanan” la córnea (realmente producen una alteración en el epitelio) por la noche para corregir más o menos la miopía y/o astigmatismo, y que durante unas horas al día el paciente vea mejor.
    Pero ya digo, el cambio puede ser más o menos duradero, pero siempre transitorio.

    Responder
  3. Manuel
    17 diciembre, 2007

    Hola, gracias por el artículo.

    Al hilo de lo que decía Sophie, yo tenía entendido que las lentillas rígidas corrigen el astigmatismo. No sé si la palabran corrigen es correcta, quiero decir que sirven para eliminar del defecto visual mientras se llevan puestas. ¿No es así?

    Responder
  4. Ocularis
    17 diciembre, 2007

    También ocurre eso. Aunque todo se basa en el mismo principio (la deformación transitoria de la córnea al aplicar un cuerpo extraño como la lentilla), en la práctica los efectos son muy diferentes. Voy a intentar esquematizarlo.
    * Efectos no buscados:
    – Moldeamiento corneal normal: sólo afecta en que para graduar hay que descansar varios días de las lentillas.
    – Moldeamiento sintomático: modificación “irregular” de la superficie corneal, altera la visión y suele obligar a interrumpir el uso de lentillas.
    * Efectos buscados:
    – Regularización de la superficie corneal en lentillas blandas: Es capaz de corregir, mientras se lleven puestas, pequeños astigmatismos. Mas que por el efecto mecánico de la lentilla, es por la capa de lágrima entre la córnea y la lentilla.
    – Regularización de la superficie corneal en lentillas rígidas o semirrígidas: Es capaz de corregir mayores astigmatismos, porque el efecto es más directo entre la superficie no deformable de la lentilla y la córnea. A veces, la corrección del astigmatismo dura, al menos parcialmente, un tiempo después de quitar las lentillas. La córnea tarda un poco en recuperar su forma astígmata natural.
    – Ortoqueratología: llevando más allá esa deformabilidad corneal de las lentillas rígidas, utilizándolas por la noche se mantiene el aplanamiento de la córnea durante unas horas del día siguiente, corrigiéndose no sólo el astigmatismo sino también miopía.

    Responder
  5. lucero
    6 enero, 2011

    Hola
    Para entender un poco mejor, para la adaptación de lentes de contacto hay que pedirle al paciente que descanse de las Lc (por cuanto tiempo)
    En mi trabajo realizamos la refracción inmediatamente después de retirase las lentes, mayormente adaptamos LC RGP.

    Gracias, encontré la página en la web hace poco y sigo sus artículos por su didáctica explicación

    Responder
  6. Pablo
    30 octubre, 2016

    Muchas gracias, Ocularis

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *