Ocularis en Twitch

Ayer lo anuncié por redes sociales y por el grupo de Telegram, pero el tema merecía sin duda un artículo en el blog. Aunque las actividades del Proyecto Ocularis se han ido diversificando los últimos años, este blog sigue siendo el germen, la plataforma original. Y el medio escrito mediante artículos posee esa manera más reposada de exponer las cosas, la palabra escrita confiere cierto margen de claridad y «firmeza» (lo escrito, escrito queda, para bien o para mal). Además permite explicar las cosas más detalladamente. Así que no podía faltar un post explicando en qué consiste este nuevo paso (o por lo menos una oportunidad para probarlo).

¿Un paso más en el proyecto?

Y es que se trata de lo que he mencionado antes, de la diversificación. Al principio de todo (casi en los albores de internet) estaba solo el blog. Esta querida bitácora que me ha acompañado desde mis años más tiernos como oftalmólogo. Y así estuvo durante bastante tiempo. Luego aparecieron las redes sociales, que servían para promocionar el blog. Más adelante comencé a participar de forma regular en una emisora de radio, y la verdad es que me sentía a gusto delante de un micrófono. Después comencé a hacer alguna aparición en televisión (regional), alguna charla o conferencia, algún artículo en periódicos. Nada fijo, colaboraciones muy esporádicas. Pero lo de la radio me gustaba.

Así que lo siguiente fue el podcast. Y sin duda, en la actualidad, es uno de los dos pilares fundamentales de este proyecto, junto al blog. En ambas cosas comencé pronto. Para cuando los blogs se hicieron famosos, y todo el mundo tenía que tener un blog, el mío ya era veterano. Cuando se pasó la edad dorada de los blogs y la gran mayoría desaparecieron, el mío se mantuvo.

Ahora parece que los podcasts se están poniendo de moda. Empresas importantes están apostando por este formato, se empiezan a conocer por la población general, salen en los medios de comunicación tradicionales y se están posicionando como una alternativa válida. ¿Empezarán los años del podcasting? No lo sé, pero en cualquier caso me pasará como con el blog: mi podcast va a cumplir pronto un lustro, así que la moda no me pilla de nuevas.

No todas las ideas han funcionado, por supuesto. El foro no funcionó. La wiki tampoco. Y alguna otra cosa más que moví y deseché antes de hacerlo público. Cualquier proyecto de cierta relevancia se sustenta en los errores previos. Y no me arrepiento del tiempo y la dedicación invertidas en estas ideas que luego no han seguido adelante.

¿Qué pasará con esto que inicio ahora? ¿Se convertirá en otro canal de comunicación y divulgación de forma autónoma e independiente, con su propia y particular audiencia? ¿Llegará a competir cara a cara con el blog y el podcast? No lo sé. Lo que sí que sé es que lo inicio con mucha ilusión.

Formato audiovisual

Comenzamos con la palabra escrita. Luego con el audio. El podcast añade un matiz de espontaneidad, de conversación hablada, hasta cierto punto informal, de lo que carece la palabra escrita. ¿Significa que es mejor que el blog? No, en el blog puedo entrar más al detalle, puedo «redondear» más lo que explico, y tengo el apoyo de imágenes. No es mejor una cosa que otra, son diferentes.

Ahora quiero probar el formato audiovisual, porque a la espontaneidad y la «frescura» del podcast se añade el canal visual. Puedo utilizar imágenes, animaciones o incluso vídeos para explicarme. Es como poder solucionar una de las grandes carencias del podcast, e incluso ir más allá del blog. Además, para muchas personas la comunicación en ciertos aspectos llega más y mejor cuando alguien te la cuenta, y no cuando la lees. Por eso para algunos el podcast «llega más» que el blog. En este caso, el que quiera no solo me puede oír, sino también ver.

Nuevamente, ¿esto es para todos? No. Habrá el que no le guste mi voz, y el que no le guste verme cuando hablo de estos temas. Y preferirá el blog sobre el podcast. O preferirá el blog (o el podcast) sobre una retransmisión en vídeo. Sin problemas, porque nada es excluyente. Que cada cual elija la forma que más le guste. Y el que le gustan varias o todas, pues mejor que mejor.

¿Y por qué no Youtube?

Youtube es más famosa que Twitch. ¿Por qué no preparar vídeos de Youtube? Pues por varias razones.

  • No tengo ni el equipo técnico, ni el talento, ni el tiempo (ni probablemente las ganas) para producir, grabar, montar y editar un vídeo de Youtube. Siempre se puede hacer algo «cutre», pero en general el formato en Youtube suele estar bastante cuidado. Hacerlo mal no me gustaría. Y no me veo con capacidad para hacerlo medianamente bien.
  • Tiene muchos anuncios. Claro, el que tiene suscripción y paga, pues no. Pero la mayoría no paga por Youtube, y se tiene que «tragar» los anuncios. Ninguna de las ramas del proyecto tiene publicidad. Ni el blog, ni el podcast, ni el grupo de Telegram, ni mis cuentas en redes sociales. Así que no quiero que mis lectores/oyentes/espectadores tengan que pasar por lo que a mí no me gusta.
  • Lo más importante: Youtube es principalmente un repositorio de vídeos. Desde no hace mucho se pueden hacer también directos por Youtube, pero no es su punto fuerte. Sin embargo, lo que a mí me llama es precisamente lo contrario: el directo, la retransmisión en vivo. Y de forma secundaria que quede el video a modo de repositorio para verlo en diferido. Así que Youtube no era mi primera elección.

Streaming o retransmisión

Si uno de los puntos fuertes del podcast frente al blog es la frescura y la espontaneidad, una retransmisión en directo sería lo máximo para este objetivo. Evidentemente también me supone un reto, pero son los desafíos lo que le animan a uno a seguir adelante. Hasta ahora lo único parecido ha sido el grupo de Telegram. Desarrollar un contenido sin preparación e interactuar con la gente que le interesa me gusta mucho, es una de las experiencias positivas que me ha dado el grupo. Pero me interesaba subir un escalón más. Pasar de la interacción rápida de un sistema de mensajería a la interacción a tiempo real de un streaming. Con la gran ventaja (y desafío) de que hay audio y vídeo.

Porque esa es una de las claves: la audiencia tiene un chat, y participa en directo. Yo leo el chat en el mismo momento. Y así la charla se convierte en una reunión, en una conversación. El contenido se adapta al oyente. Algo que no había hecho nunca.

Twitch

En este sentido, el mejor candidato para lo que quiero es Twitch. Una plataforma gratuita, que no requiere instalarse nada en el equipo (sea ordenador, tableta o móvil). No tiene publicidad, es gratuita, y constituye una plataforma sólida y de solvencia más que conocida. Además está en un gran momento de expansión, aunque ahora no sea tan conocida por el público general (lo mismo que pasó cuando empecé con el blog y con el podcast, por otra parte).

¿De qué vive Twitch en este momento, si no vende publicidad y no hay que pagar por usarla? No lo sabría decir muy bien, creo que está en un proceso de crecimiento «a pérdidas» y en un futuro se monetizará de alguna manera. Actualmente es propiedad de una de las grandes compañías de internet y supongo que de forma indirecta también hay beneficios por ahí. Si te suscribes a un plan mensual de dicha compañía, además de los beneficios directos, puedes patrocinar y ayudar a los creadores de Twitch. Así que supongo que es otro motivo más para mantener dicha suscripción.

Saco esto a colación porque ya adelanto que, como siempre en el Proyecto Ocularis, aquí no se busca monetizar de ninguna manera. No tenéis que hacer contribuciones monetarias, ni patrocinar el canal, ni nada de eso. Agradezco el interés, pero no es necesario. Sé que este tipo de pequeñas colaboraciones son muy fáciles de hacer en Twitch. Pero de verdad que no me interesa, gracias.

¿Esto cómo funciona?

Como comentaba antes, no hay que descargarse ninguna aplicación, ni suscribirse a ningún sitio de pago. Simplemente entrar a la página web del canal, que es ésta:

https://twitch.tv/ocularistv

También tienes un enlace en la parte derecha del blog, solo tienes que hacer clic en el banner.

Con solo hacer eso, entrar a esta dirección web en el momento en el que retransmito, ya podéis ver el directo. Fácil, ¿no? De todas formas te aconsejo que te registres. Es gratis y al hacerte un usuario puedes participar en el chat. Puedes escribir cosas en tiempo real y tanto el resto de la audiencia como yo te leeremos.

Porque esa es la idea, no se trata de dar una charla y ahí queda. En mi trabajo me ha tocado hacer (y me seguirá tocando, pero ahora en otro idioma) unas cuantas charlas, ponencias, cursos, etc. Y sí, no está mal. Pero yo disfruto más cuando comparto de forma más «horizontal»: cuando hablo con pacientes o familiares, cuando hago docencia a colegas médicos, y situaciones similares. Así que esta es la oportunidad. Hacerse un usuario y participar.

Volviendo a la web del canal, si entráis a la web y no estoy retransmitiendo en este momento, pues lógicamente no veréis ningún contenido en directo. Sí podéis ver un calendario con las próximas retransmisiones planeadas. Y si entráis después de este sábado podréis ver los vídeos de los directos ya realizados, y podréis ver los vídeos.

¿Cuándo es la primera retransmisión?

El sábado 8 de mayo, con el siguiente horario:

  • 19:00h en España peninsular y el resto de Europa continental.
  • 18:00h en Canarias, Reino Unido e Irlanda.
  • 16:00h en Argentina y Chile.
  • 15:00h en Venezuela.
  • 14:00h en Colombia, Ecuador y Perú.
  • 13:00 en México.

Está previsto que dure más o menos una hora. Por primera vez más de 15 años podrás ver y participar como no lo habías hecho antes. ¡No te lo pierdas!

Comparte el artículo Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *