Pregunta Trivial (XLII)

A la pregunta de marzo contestaron 88 personas, y el texto era el siguiente:

¿Qué característica dota a algunos animales de mayor percepción cromática que el ser humano?
a) Más conos (20%, 18 Votos)
b) Más bastones (11%, 10 Votos)
c) Más tipos de conos (47%, 41 Votos)
d) Más tipos de bastones (13%, 11 Votos)
e) Más ojos (9%, 8 Votos)

A la visión del color le hemos dedicado dos artículos (el primero y el segundo). Además, hemos tocado también el tema siempre que hemos hablado de los conos, que son las células de la retina capaces de dar información sobre el color. Recientemente, en el último artículo sobre el viaje por el sistema visual, hemos hablado también de los conos. Decíamos que el ser humano tiene tres tipos de cono (L, M y S) según contengan, respectivamente, eritropsina, cloropsina o cianopsina. Cada una de estas tres opsinas son moléculas que reaccionan de forma diferente según el color de la luz que llega a ellas.

Los bastones no afectan a la visión cromática, por lo que ya podemos descartar las opciones “c” y “d”. Aunque es muy habitual que los animales tengan un solo par de ojos, nos podemos encontrar animales con por ejemplo 4 pares, como muchas arañas. También nos encontramos insectos con “ojos” repartidos por su cuerpo además de los grandes ojos compuestos de la cabeza. Estos ojos “adicionales” suelen ser en realidad ocelos, estructuras simples que no reciben una imagen del exterior y simplemente informan de luz y movimiento. Realmente tener más ojos no aporta al animal ver más y mejor los colores. La opción “e” la podemos descartar.

El tener mayor número de conos puede significar una mayor densidad de éstos en la retina. Eso puede dar al animal una mayor nitidez de imagen, si la óptica del ojo es la adecuada. Sin embargo, lo que nos permiten discriminar colores es la respuesta combinada de los diferentes tipos de conos frente a la luz que llega a la retina. Descartamos la opción “a”.

Teniendo tres tipos de fotopsinas, y por tanto tres tipos de conos, el ojo humano tiene una determinada capacidad de discriminación cromática. Si por ejemplo tuviéramos otro tipo adicional de conos, con otra fotopsina más, sería un cuarto color básico sobre el que la retina puede descomponer la luz. Eso lo encontramos principalmente en las aves. Los ojos tetracromáticos ven más colores que los tricromáticos como los humanos. Rizando el rizo, hay algunas especies que en vez de una opsina adicional, tienen dos. El resultado: cinco tipos de conos diferente. Nuevamente los ojos pentacromáticos los encontramos en las aves, como las palomas.

Por lo tanto, la clave es tener más tipos de conos. La opción “c” es la correcta, que es además la mayoritariamente votada. Felicidades a los acertantes.

Ya está colgada la pregunta correspondiente a abril, así que ¡a jugar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *