Trivial oftalmológico: decimonovena pregunta

La pregunta de marzo, con una participación de 70 personas, decía así:

¿Qué enfermedad no cursa habitualmente con hemorragias?
a) Oclusión de arteria central de la retina (71%, 50 Votos)
b) Oclusión de vena central de la retina (7%, 5 Votos)
c) Síndrome de Terson (11%, 8 Votos)
d) Retinopatía de células falciformes (5%, 3 Votos)
e) Retinopatía de Purtscher (6%, 4 Votos)

El síndrome de Terson supone la aparición de hemorragias intraoculares (en general en la cavidad vítrea, pero la sangre puede encontrarse en otras localizaciones) asociadas a hemorragia subaracnoidea (un tipo de sangrado dentro del cráneo). Se entiende que el aumento brusco de la presión intracraneal afecta al drenaje venoso del ojo, lo que condiciona este sangrado ocular.

La retinopatía de células falciformes se presenta en personas que sufren anemia falciforme (drepanocitosis). Una mutación en la hemoglobina, la proteína que hay en el interior de los glóbulos rojos, implica un cambio de morfología y comportamiento de esas células. Así, estos hematíes adquieren formas irregulares (de hoz, de ahí el nombre de la enfermedad) y pierden elasticidad. En las pequeñas arterias tienen dificultades para pasar y acaban produciéndose problemas de irrigación. Sería como “microinfartos” en los tejidos que tienen los vasos muy estrechos, porque los glóbulos rojos no pueden adaptarse a entrar. Para más información, veremos si la hematóloga en ciernes de la blogosfera sanitaria quiere ilustrarnos más sobre la drepanocitosis. Esta falta de riego sanguíneo (isquemia)  se produce, entre otros sitios, en la retina periférica. Como hemos explicado en otras ocasiones, cuando hay tejido retiniano necesitado de oxígeno, con el tiempo pueden aparecer neovasos, y estos pueden sangrar. Por lo tanto, la aparición de hemorragias en la retina o en la cavidad vítrea son habituales en la evolución de esta enfermedad.

La retinopatía de Purtcher es un grupo de lesiones en la retina, entre las que se incluyen hemorragias, asociadas habitualmente a traumatismo craneal. Hay otras causas traumáticas como la compresión torácica y fracturas de huesos largos, y con menos frecuencia el origen es una pancreatitis. Es un cuadro clínico profuso, recuerda a un “cuadro vascular evolucionado”, con lesiones que encontramos en la retinopatía avanzada o la retinopatía hipertensiva severa, pero en pacientes cuyos factores vasculares no lo explican.

De las oclusiones arteriales y venosas hemos hablado. La oclusión de vena central de la retina es una enfermedad relativamente frecuente, en la cual se paraliza el flujo venoso de la retina. El pronóstico es bastante sombrío, y en su evolución suelen aparecer complicaciones como las explicadas en la retinopatía diabética: edema macular, isquemia macular y neovasos. y este éstasis venoso implica la aparición de hemorragias muy abundantes por toda la retina. La oclusión de arteria central de la retina es menos frecuente, y el pronóstico no es mejor. La retina se queda sin aporte sanguíneo, lo que en la mayoría de los casos implicará una visión muy pobre. La retina queda pálida y con acúmulo de líquido (edema). La aparición de hemorragias no es característica en sí misma. De forma tardía, si la enfermedad progresa hacia la proliferación neovascular podrían desarrollarse hemorragias, pero el sangrado no es típico del cuadro primario.

La mayoría de los participantes han acertado, así que felicidades a estos 50 ganadores  🙂

Ya está actualizado el ranking, la entrevista de la radio (hablaremos sobre tensión ocular) y está puesta la pregunta de abril. ¡A jugar!

5 Comments

  1. Sophie
    5 abril, 2011

    Guante recogido 🙂 De la drepanocitosis o anemia falciforme se pueden contar muchas cositas interesantes, como el tema de la malaria, aunque entiendo que tú quieres algo más concreto para “ojólogos” 🙂

    Responder
    1. Ocularis
      6 abril, 2011

      No mujer, habla de lo que más te llama, supongo que de la selección natural influida por el plasmodium y la gran prevalencia en la raza negra. Eso tiene más interés. Los fenómenos microvasculares son en el fondo similares, sean del ojo o de la cabeza del fémur.

      Responder
  2. Pamela
    5 abril, 2011

    Con relación a la oclusión de vena central de la retina, quería saber si las oclusiones de rama venosa cursan con los mismos signos fundoscópicos, y si existe alguna diferencia significativa entre una oclusión de la rama inferior y una de la rama superior.
    Sin tener relación con la trivia de hoy, pero aprovechando la pregunta, necesito información sobre la Retinopatía Hipertensiva y sobretodo quería saber su comportamiento en una angiografía retinal con fluoresceína.

    De paso felicitar la labor del blog y su importante contribución en cuanto a temas actuales de oftalmología se refiere. Mis cordiales saludos.

    Responder
    1. Ocularis
      11 abril, 2011

      Los signos de la oclusión de vena central son similares a los de la oclusión de rama, aunque hay algunas diferencias. La diferencia más importantes, lógicamente, es la extensión de la retina afectada. Las diferencias entre una oclusión de rama inferior y superior es la localización de los signos y la localización de la pérdida visual.

      A la retinopatía hipertensiva le he dedicado un artículo

      Saludos.

      Responder
  3. […] anemia falciforme, drepanocitos, drepanocitosis — Sophie @ 16:17 La semana pasada Ocularis me lanzó un guante, el de hablar de la drepanocitosis. Ohú, menúa tarea. Hablar de algo hematológico, siendo la […]

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *