Trivial oftalmológico: decimosexta pregunta

La pregunta de diciembre rezaba así:

Cuando vemos la papila óptica sobreelevada y con los bordes irregulares, ¿qué no podría ser?
a) Inflamación (23%, 22 votos)
b) Problema circulatorio (7%, 7 votos)
c) Variante de la normalidad (19%, 18 votos)
d) Glaucoma (40%, 39 votos)
e) Un tumor(11%, 11 votos)

Ha tenido una participación de 97 votos, y este mes la mayoría ha dado con la respuesta acertada. No ha sido una mayoría aplastante, pero efectivamente el glaucoma no cursa con una papila sobreelevada con bordes irregulares.

La papila es la cabeza del nervio óptico, la primera porción de este nervio que es visible cuando miramos el fondo de ojo. Los cambios que se producen en el glaucoma los explicamos en este artículo, y no incluyen esos signos que describía antes (bordes irregulares, elevación), que es lo que comúnmente llamamos edema de papila. El edema de papila (que no es lo mismo que el papiledema) es un viejo conocido de los médicos, no sólo de los oftalmólogos. De hecho, para un neurólogo, médico de familia, internista, etc, el uso del oftalmoscopio directo (la herramienta que usan ellos para ver el fondo de ojo; los oftalmólogos solemos usar el oftalmoscopio indirecto, como explicábamos aquí) va principalmente encaminado a descartar el edema de papila. Esta “hinchazón” de la papila, que acumula líquido y por eso se eleva y sus límites se vuelven borrosos e irregulares, se puede deber a varias causas. Una inflamación, que sería una neuritis óptica anterior o una papilitis, que sería la opción “a”. También un problema circulatorio (opción “b”) , principalmente una obstrucción en venas de la retina (oclusión de vena central de la retina, o a veces oclusiones de rama), o bien una falta de riego de pequeñas arterias que nutren la propia papila (neuropatía óptica isquémica anterior), producen secundariamente un edema de papila. Otra de las grandes causas de edema de papila es el aumento de presión en el interior del cráneo, lo que se conoce como hipertensión endocraneal. Como el nervio óptico está conectado con el líquido cefalorraquídeo, que es el que está a presión alta, secundariamente la presión se propaga por los nervios ópticos y estos también demuestran el acúmulo de líquido. Esta causa es la que sí llamamos papiledema, y no estaba en las opciones de la pregunta. Sí estaba una causa más infrecuente, que es un tumor. Una masa que crezca dentro del cráneo o en la órbita, que comprima el nervio óptico, también puede producir que secundariamente aparezca edema de papila. Sería la opción “e”.

Y por último a veces el nervio óptico presenta un aspecto que recuerda al edema de papila (lo que decíamos: aspecto elevado, bordes irregulares), y sin embargo no hay acúmulo de agua. Es lo que llamamos pseudopapiledema. Es decir, falso papiledema: un aspecto que puede hacernos confundir con un edema de papila, que es un signo de enfermedad, pero estando la papila sana. Un ejemplo típico es lo que le pasa a algunos hipermétropes: en estos casos el agujero por donde tienen que salir las fibras del nervio óptico es más pequeño de lo habitual. Sin embargo, un ojo hipermétrope tiene las mismas fibras que cualquier otro ojo, por lo que estas fibras se “amontonan y acumulan”. La papila queda sobreelevada pero no por agua, sino porque hay menos espacio. Y los límites de la papila puedes parecer borrados.

Ya está puesta la siguiente entrevista radiofónica (toca hablar de las películas en tres dimensiones), está actualizado el ranking del trivial y está puesta la siguiente pregunta. ¡A jugar!

Comparte el artículo Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

1 Comment

  1. Federico
    16 enero, 2011

    Bien redactado , gracias

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *