Pregunta Trivial (LIII)

por | 16 Marzo, 2014

Con mucho retraso publico la respuesta del mes de febrero. La contestaron 96 personas, y el reparto de votos quedó de la siguiente manera:

¿Qué podemos encontrarnos en el interior del ojo?
a) Vasos linfáticos (36%, 35 Votos)
b) Músculos (45%, 43 Votos)
c) Tendones (7%, 7 Votos)
d) Huesos (2%, 1 Votos)
e) Cartílagos (10%, 10 Votos)

Estos tejidos son parte fundamental del cuerpo humano. Los huesos y cartílagos forman parte del sistema esquelético, la estructura básica que sujeta (y en ocasiones proteje) nuestro organismo. El resto de tejidos se ancla de forma directa o indirecta a nuestros huesos y cartílagos. El globo ocular es un órgano “no estructural”, no forma parte de este sistema esquelético. Es una víscera “blanda” y no tiene huesos ni cartílagos (1).

Los vasos linfáticos, junto con los ganglios linfáticos y una serie de órganos como el bazo, el timo o el apéndice, forman el sistema linfático. Este sistema es más o menos ubicuo por todo el cuerpo humano: casi todos los tejidos de sostén de los órganos y sistemas tienen vasos linfáticos. Este sistema linfático es complementario al sistema circulatorio, drenando el líquido intersticial y retornándolo al torrente sanguíneo. Pero además es el alma del sistema inmune: los linfocitos de diferentes estirpes maduran, se especializan y generan la respuesta inmunológica (tanto humoral como celular) en este tejido linfoide.

Sin embargo el sistema linfático no está realmente en todo el cuerpo humano, al igual que el sistema circulatorio tampoco lo está. Hay algunas excepciones, como el interior de las cavidades sinoviales (en el interior de las articulaciones), o dentro del ojo. Los llamados medios transparentes del globo ocular (córnea, humor acuoso, cristalino, cuerpo vítreo) no tienen vasos de ningún tipo (2). Y si bien el interior del ojo tiene abundante vascularización en la capa intermedia (la úvea, que consta de coroides, cuerpo ciliar e iris), y también en retina y esclera, no hay vasos ni ganglios linfáticos en el interior del ojo.

Los músculos son los órganos contráctiles que aportan movimiento a nuestro cuerpo. Los músculos más conocidos son los músculos voluntarios que se insertan y mueven el sistema esquelético. Estos grandes músculos poseen habitualmente tejido tendinoso cuando se van a insertar en el hueso. El tendón es un tejido muy fuerte y flexible, no contráctil, que transmite la tracción del movimiento muscular al hueso. Sin embargo, hay mucho más tejido muscular que no guarda relación con el sistema voluntario musculoesquelético. El corazón es básicamente músculo, y las paredes de los vasos sanguíneos y linfáticos también tienen músculo. En todos estos casos no hay tejido tendinoso. Y en los músculos del interior del ojo, tampoco hay tendones.

El ojo es movido por seis músculos que se insertan en su cubierta externa, y en su interior tienen otros tres músculos más. Estos músculos del interior se denominan dilatador de la pupila, esfinter del iris y músculo ciliar. Los dos primeros en están en el iris, y tienen función antagónica: uno abre la pupila (dilatador) y otro la cierra (esfínter). El tercer músculo está más posterior, en el cuerpo ciliar. El músculo ciliar tiene forma de anillo, y cuando se contrae se relaja la tensión que mantiene suspendido y “tenso” al cristalino. Al relajar la tensión, éste se abomba. Con este cambio de curvatura, el cristalino aporta mayor potencia de convergencia de los rayos de luz, y permite el enfoque de objetos cercanos.

Por lo tanto, dentro del ojo no hay tendones, vasos linfáticos, huesos o cartílagos. Pero sí hay músculos.

Enhorabuena a los acertantes. La pregunta y de marzo está ya colgada, así que ¡a jugar!

1. En el ojo normal no hay huesos, pero hay una condición anómala en el que puede haber tejido óseo en el interior del ojo. Se llevará un punto trivial el primero que diga en los comentarios la enfermedad que constituye la excepción.

2. Esto es cierto en la práctica habitual, pero en el ojo normal esto no siempre es cierto. También se llevará un punto trivial el primero que escriba en un comentario qué vaso sanguíneo incumple esta norma, en qué momento existe y dónde está.

7 pensamientos en “Pregunta Trivial (LIII)

  1. Felipe

    Hola Ocularis! Gracias por compartir estos posts tan interesantes. En cuanto a al vaso sanguíneo creo que te refieres a la arteria hialoides que atraviesa el vítreo desde la cabeza del nervio óptico hasta el cristalino para nutrirlo durante el período fetal.
    A partir de que el cistalino no la necesita regresa y desaparece dejando el canal hialoideo y en algunos casos persiste en el tiempo.

    Un saludo!

    Responder
    1. Ocularis Autor

      Efectivamente puede haber calcificación en algunos hamartomas, así como tras inflamaciones crónicas. Pero hay un tumor en el que es característico el tejido óseo.

      Responder
  2. Mariangela

    Enfermedad que provoca la aparición de tejido oseo en el interior del ojo: osteoma coroideo

    (no he visto que habían dos preguntas)

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *